«No hay a quien venderle»: Flores merideñas en riesgo de desaparecer de los mercados

Bailadores forma parte del eje del Valle del Mocotíes en el estado Mérida, una zona turística, con excelente clima que permite la producción agrícola, y pionera en la floricultura venezolana.

Félix Arellano, un señor de casi 80 años de edad residente de la zona, contó que desde sus 14 años se ha dedicado al cultivo de flores, un oficio que le apasionaba y le había permitido en gran parte de su vida sustentarse económicamente. Sin embargo, entendiendo la situación del país, este tipo de productos no son de primera necesidad; lo que ha generado que dejen de ser comprados por las personas y poco a poco desaparezcan de los mercados.

Ahora es noticia: Cusanno dese Chacao: sigamos impulsando el futuro de Venezuela

Cultivos en Mérida

“Anteriormente vendía cerca de 100 paquetes de flores, ahorita vendo de dos a tres paqueticos, el resto se quedan ahí. Vean cómo se están perdiendo, no hay a quien venderle no hay a quien llevarle, si alguien muere se le lleva una florecita”, dijo.

El señor Félix mantenía una gran variedad de flores como rosas, astromelias y lirios, pero que en la actualidad ya no existen debido a que estos son cultivos que requieren de mucho más cuidados y de más inversión.

“Con la expropiación de Agroisleña decayeron todos los insumos que requerían estos cultivos, como por el ejemplo el uso de agroquímicos, luego llegó Agropatria que instaló un sistema burocrático que ha sido fallido no solo en la zona sino en todo el país”.

Cultivos en Mérida.

Variedad de flores

A pesar de no continuar con esa variedad de flores como la tenía anteriormente, solo sigue cultivando hortensias, estas flores tardan cuatro años para dar la primera cosecha. Arellano sostiene que sigue haciéndolo porque él fue la primera persona que llevó a Bailadores la idea de la reproducción y propagación por esqueje (mecanismo por donde se obtiene la semilla desde la planta).

En el cultivo actualmente produce aproximadamente 120 paquetes de hortensias, de los cuales solo vende tres paquetes semanalmente.

Como sustento adicional, ha tenido que sembrar, y dice que se está defendiendo con un hurto no muy extenso donde tiene sembrado cilantro, apio españa, ajo porro y cebollín. De esta manera se ayuda para el sustento de él y su esposa.

El paquete de hortensias tiene un costo de $3 (a puerta de campo lo que normalmente se le conoce en la zona). Pero con la venta no puede costear alimentos de la canasta básica ni artículos de higiene. “Realmente es lamentable en la situación que se encuentra el país y como ha decaído esta actividad económica característica de la zona”.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver