Los peligros que representa el planteamiento de una nueva Ley de Universidades

En Venezuela se discute de forma reservada el planteamiento de una nueva Ley de Universidades. Algunos dirigentes estudiantiles han considerado que este proyecto podría representar un gran riesgo debido a varias razones.

Ley de Universidades Consejo Universitario UCV aprobó el retorno a clases de manera presencial Ley de Universidades
Foto: Cortesía

Noticias Todos Ahora entrevistó a Miguel Barone, secretario de Asuntos Nacionales de la FCU-UCV y coordinador de la plataforma de participación juvenil Gritemos con Brío.

También intervino Gabriele Colasante, de la plataforma Todos por la Educación, para dar sus consideraciones sobre el tema.

En la conversación, ambos líderes estudiantiles destacaron la gravedad de que esta ley se materialice en el país.

«Lo más preocupante en este preciso momento del debate, es que van tres meses de instalada la comisión que desde la Asamblea Nacional debe redactar un nuevo proyecto de Ley de Universidades y el debate no se ha extendido a la comunidad interesada. Ha habido reuniones preliminares con autoridades universitarias y debemos mencionar que ha habido encuentros informales, pero aún el debate no se ha extendido públicamente», dijo Colasante.

Advierten de la pérdida de autonomía

De igual manera, comentó: «Nuestra preocupación aumentó cuando nos enteramos de que desde el Ministerio de Educación Superior se extendió una metodología de consulta hacia los estudiantes universitarios, pero se van a concentrar en estudiantes de la Universidad Sucre y de universidades politécnicas. Esto es una nueva demostración de lo que el Observatorio de Derechos Humanos de la ULA documenta como la conformación de un sistema paralelo de universidades, que son un amplio número de casas de estudio que en la práctica no gozan de autonomía universitaria, debido a que sus autoridades son nombradas en muchas ocasiones con intencionalidad política».

Al ser consultado sobre la autonomía universitaria, comentó que prácticamente es letra muerta por hechos como la pérdida de la autonomía financiera. «La pérdida de la autonomía significa la pérdida de la esencia de las universidades, porque deben ser constructoras, conjuntas, del proyecto de la nación. No estar sometidas al proyecto de la nación, como es el caso del chavismo con el Plan de la Patria».

Los peligros que representa el planteamiento de una nueva Ley de Universidades 1
Gabriele Colasante. Foto: Cortesía

¿Por qué rechazan una posible nueva Ley de Universidades?

Por esta situación, Colasante hizo un llamado a los jóvenes del país para rechazar este planteamiento. «El mensaje constantemente es que la universidad no es solamente para impartir o recibir clases, porque este proceso corresponde más a la educación básica y media. La universidad se debe caracterizar por la creación de soluciones y debates para la opinión pública en general, y al perderse la autonomía, se pierde la libertad, la seguridad y la inversión, que es un deber del Estado venezolano para que esta innovación y creación sea posible».

Consideró que desde en el país no ha habido un pronunciamiento de rechazo contundente a esta ley. «No visualizamos un proceso en el cual el liderazgo universitario haya decidido enfrentar esta posibilidad de un proyecto de ley autoritario, que siga los vicios practicados por el chavismo. Justamente ese es nuestro mensaje».

Los peligros que representa el planteamiento de una nueva Ley de Universidades 2
Miguel Barone. Foto: Cortesía

Añadió que desde Todos por la Educación están haciendo un ciclo de conversatorios concentrado en la comunidad estudiantil y que posteriormente se traducirá en un ciclo de incidencia hacia los decanos y autoridades universitaria.

«Debe existir un pronunciamiento ante una grave amenaza. Sabemos que la cotidianidad de los bajos salarios, de la persecución, del desconocimiento en el plano académico consume muchísimo de la dinámica universitaria. Sin embargo, es una amenaza que pudiese ser existencial, pudiese ser la puesta en práctica de un modelo que ha sido totalmente contrario a los intereses de los universitarios, la libertad académica y la democracia. Por lo que debemos reaccionar no solo estudiantes, profesores, sino también la sociedad civil en general.

Otros puntos destacados

Por su parte, Miguel Barone consideró que la Ley de Universidades los preocupa. Esto debido a que no existe dentro del seno de la Asamblea Nacional chavista la intención de crear una ley imparcial ni plural, según comentó.

«No se sabe de los encuentros que se hacen en torno al tema de la Ley de Universidades. Han sido muy pocos los espacios que se han abierto», comentó.

Agregó en este sentido: «Es bastante peligrosa para el destino de las universidades porque en un Parlamento que está completamente tomado por el partido que tiene una sola ideología, tenemos el peligro de que adopten medidas que no corresponden al significado de la universidad».

Las intenciones del chavismo

Barone también dijo que la universidad había sido un espacio al que el chavismo no había podido penetrar de forma certera. «Se había configurado como el único bastión que le quedaba a las ideas libres y democráticas del país».  

Asimismo, indicó: «Estamos en una situación en la que preocupa muchísimo cuáles van a ser las bases ideológicas de la Ley de Universidades. ¿Dónde van a quedar los principios de la libertad académica y la autonomía universitaria, ¿qué va a pasar con el respeto a las universidades autónomas y experimentales del país?», preguntó.

Acerca de la comunidad estudiantil, reconoció que no ha habido gran interés en conocer la propuesta. «Nosotros estamos en una situación compleja como jóvenes porque existe un genuino desinterés a participar en asuntos públicos. Algo que nos cuesta entender desde la perspectiva de que hay que hacer. Pero también lo entendemos porque sabemos la situación en la que se encuentran los jóvenes, que prefieren producir, llevar comida a sus hogares, distraerse. Sin embargo, queremos hacer un llamado a la comunidad estudiantil a interesarse en la posibilidad de que una nueva Ley de Universidades pueda arrebatar los principios de la autonomía universitaria y de la libertad académica».

Explicó que desde Todos por la Educación hacen un esfuerzo importante para llevar un conversatorio a diversas casas de estudio y hablar sobre los peligros que representa la Ley de Universidades, pero sobre todo para buscar involucrarse en un proceso lo más imparcial posible para crear esta nueva norma.

«Son esfuerzos que estamos dando desde la sociedad civil y que para nosotros es necesario replicar para que se convierta en una fuerza posterior».

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver