La nueva era de la gasolina llegó a Carabobo: Lo que se vivió en el estado

Las nuevas medidas implementadas para el surtimiento de gasolina por parte del usurpador Nicolás Maduro, llegaron a Carabobo con diversos altibajos, como el resto de la prestación de los servicios públicos en todo el estado.

A tempranas horas del día, los ciudadanos con gran incertidumbre comenzaron a realizar las colas en las estaciones de servicios decretadas. Pues, hasta el momento, no todas han abierto las rejas para comenzar las jornadas de trabajo. Esto, según información del propio personal, porque aún los camiones no les habían recargado el combustible.

Ahora es noticia: Venezuela en fotos: ¿qué se vivió este 1 de junio en el país?

Trabajo a media máquina

Distintos usuarios manifestaron que a pesar que la mayoría de las bombas en Carabobo estaban surtiendo combustible luego de tanto tiempo, las autoridades encargadas de estas, han restringido la venta de este producto a los civiles. Además, durante el transcurso del día les permitieron a los policías colearse para darles prioridad.

¿Cuáles fueron las irregularidades en la estación Las Palmas?

“A partir del domingo en esta bomba comenzaron a hacer las colas bien organizados, para lo cual se repartieron números . A las 8:00 de la mañana de este lunes, comenzaron a surtir gasolina y, todo iba muy bien, pero alrededor de las 10:00 a.m. cerraron las rejas y el personal notificó que ya el combustible se había acabado porque ya se les había surtido a 300 carros, cuando en realidad solo habían pasado solo 84 personas y llenando nada más 30 litros”, aseguró una ciudadana.

¿Cómo fue el métodos de pago?

En las E/S Santa Ana, Castillito, Ceiba y Prebo, está habilitado el sistema Biopago. Pero en la E/S Paramacay, solo se puede surtir combustible si la persona posee cuenta en el Banco de Venezuela. Sin embargo, en todas estas, incluyendo la E/S La Granja, aceptan divisas estadounidenses en efectivo.

Desespero y preocupación en los carabobeños

“Lo que están haciendo es una burla y una falta de respeto. Nosotros nos arriesgamos en la madrugada empujando los carros, rezando para que no nos los robaran o nos pegaran un tiro. Además, amaneciendo en un lugar que no conocemos y no posee seguridad a pesar de ser un barrio”, añadió una usuaria en el estado.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver