La Lopna: Una ley de protección a los niños alejada de la realidad

La niñez es una etapa de la vida que está asociada a procesos de desarrollo, diversión, inocencia, aprendizaje y crecimiento. Sin embargo, estos no pueden darse apartados de un marco legal que garantice estos aspectos.

En este sentido, la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Lopna), en su artículo 4 señala que:  El Estado tiene la obligación indeclinable de tomar todas las medidas administrativas, legislativas, judiciales, y de cualquier otra índole que sean necesarias y apropiadas para asegurar que todos los niños y adolescentes disfruten plena y efectivamente de sus derechos y garantías.

Ahora es noticia: Entre invasiones y expropiaciones: El derecho a la propiedad privada en Venezuela

Carlos Trapani, abogado y coordinador general de Cecodap, explicó que, en los años 90 Venezuela dio un avance fundamental al ratificar la convención de los derechos del niño a través de la Lopna, pero que en la última década, esta ley se ha alejado de la realidad.

«Esta fue una ley profundamente garantista. Estableció crear una institucionalidad para promover y defender los derechos del niños. Sin embargo, en el transcurso de los últimos 10 años ha habido un quiebre importante entre los postulados teóricos que establecen los derechos de los niños y la realidad», aseveró.

Señaló que alrededor del año 2007, «hubo un quiebre de institucional y una profunda centralización, y de allí, una debacle desacelerada en términos de derechos».

¿Por qué la Lopna no cumple sus funciones?

Asimismo, señaló que, en su momento, la Lopna estableció un sistema de protección, que era un conjunto de órganos, servicios y programas que, de forma articulada y programada, formulaban, planificaban, elaboraban y monitoreaban políticas públicas dirigidas a garantizar los derechos de los niños. Sin embargo, resaltó que estas funciones dejaron de ejercerse.

«Se tienen órganos administrativos y jurisdiccionales. Además, dentro del Estado hay otros que también tienen competencia en materia de infancia como la Defensoría del Pueblo o el Ministerio Público. Todo un sistema que como cualquier otro, implica un conjunto de partes, pero ¿qué pasa cuando una de las partes de este se tranca? También lo hace todo el sistema», ejemplificó.

La Lopna: Una ley de protección a los niños alejada de la realidad 0

Indicadores de violaciones de los derechos de los niños

A juicio de Trapani, existen una serie de indicadores que dan prueba del colapso a nivel institucional en este sentido.

«El no tener un plan nacional de derechos del niño, al no poder identificar con exactitud cuánto es la inversión pública en infancia o un programa especializado y servicios para niños. Así como, espacios de participación para que los propios niños puedan manifestar sus puntos de vista, son indicadores del colapso», manifestó. 

Resaltó, que la impunidad en materia de los derechos infantiles es una de las principales causas de estas vulneraciones.

«Se han cometido grandes violaciones de sus derechos y no ha habido sanciones hacia los responsables. Estamos hablando desde casos individuales de violencia, hasta casos generalizados como el del Hospital JM de Los Ríos, de la Unidad de los Niños del Arco Minero o la situación migrante de los niños venezolanos», explicó.

¿Cuáles políticas públicas podrían implementarse?

Consideró que, el Estado podría implementar un  plan nacional de infancia que consagre la integralidad de derechos.

«Este plan debería ir acompañado de inversión, porque no hay derechos sin presupuesto», dijo.

Destacó que en el marco de la emergencia por la pandemia, quedan expuestos algunos derechos mucho más sensibles de los niños.

«Una de las características de los derechos de los niños es su invisibilidad e interdependencia. En el contexto de emergencia hay derechos mucho más sensibles: integridad personal, nivel de vida adecuado, salud, derecho a la identidad, derecho a la familia», mencionó.

Consideró que «una política pública implica una estrategia a corto, mediano y largo plazo que permita que cada niño tenga las posibilidades para alcanzar el máximo desarrollo».

«Un aspecto importante en materia de los derechos de los niños, es poder generar condiciones para que ellos puedan alcanzar su desarrollo pleno e integral», dijo.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver