Jóvenes se ven obligados a sacrificar estudios, salidas y más por los altos costos

Hoy en día, está claro que los efectos negativos de la crisis serán duraderos. Los retos que  deben enfrentar los jóvenes son múltiples; los cuales van desde abandono de los estudios hasta el deterioro del nivel de vida.

Jóvenes venezolanos. Foto: Cortesía
Jóvenes venezolanos. Foto: Cortesía

La Encuesta Nacional de la Juventud (Enjuve) de 2021 reveló que un millón de jóvenes, alrededor de 15 %, están al frente del hogar donde residen. De esa población, 59% son mujeres y 41% hombres. La investigación señala que la independencia no es común entre la población joven, a menos que se trate de vivir en pareja.

Ahora es noticia: Jóvenes no mantienen una alimentación balanceada pese a que trabajan para comer

Mientras que en un artículo publicado por El Ucabista; destacan que “Venezuela es un país sin oportunidades para los jóvenes”. Así lo sostiene Andrea Mesa, coordinadora de Enjuve.

De acuerdo con otra encuesta de Enjuve presentada al público en octubre de 2021, 37% de los 6,8 millones de jóvenes que viven en el país está inmerso en un proceso de doble exclusión; es decir, cuatro de cada 10 no estudian ni trabajan.

Sacrificar, algo común para los jóvenes venezolanos

Los jóvenes venezolanos han tenido que sacrificar, estudios, salidas y mucho más por la situación económica que atraviesa el país. Para este reportaje el equipo de NTA entrevistó a cuatro personas, las cuales desde el anonimato dieron su relato.

-José (nombre ficticio) 14 años: “Antes en familia solíamos salir a comer, ir al cine, comprábamos ropa, zapatos, etc. Mi familia tenía una economía que le permitía estar solvente. Pero en los últimos 2 años hemos venido con problemas que hasta comer se ha convertido en algo heroico”.

-María (nombre ficticio) 23 años: “Desde hace 3 años he dejado de reunirme con amistades por lo costoso que se ha vuelto todo. Menos para comer en la calle. Hace poco fue que pude iniciar el gimnasio, y eso fue algo que había pausado por dos años. En lo que respecta a comprar ropa, hace mucho tiempo que no sé lo que es comprar un pantalón o un par de zapatos”.

Jóvenes se ven obligados a sacrificar estudios, salidas y más por los altos costos 1

-Gabriela (nombre ficticio) 25 años: “Por los altos costos he tenido que dejar de hacer cursos y talleres. Eso ha sido lo que más me ha dolido. Siempre me ha gustado a hacer cursos y talleres y estar aprendiendo. Aunque cuando ofertan curso gratis los hago de manera gratuita, pero no es igual. Me gustan los idiomas y logré hacer 3 cursos de inglés, también de PNL, oratoria, etc. Realmente no recuerdo los precio, pero eran bastante accesibles. Recientemente, pregunté de uno de francés y el costo va de $60 para arriba la mensualidad. Me parece buen precio porque son clases de menos de 10 personas. Pero no puedo pagarlo. Para mí no es posible costear eso en estos momentos y me duele porque amo aprender”.

Otros testimonios de jóvenes venezolanos

-Andrés, 28 años: “Soy abogado en ejercicio. Todo el dinero lo destino a la comida, y lo poco que me queda es para poder distraerme. Y cuando te digo poco, son 20 dólares que si los gastos en comer en la calle y tomarme unas cervezas, me quedó en cero”.

-Laura (nombre ficticio) 25 años: “En mi caso, quise estudiar psicología, pero cuando salí de bachillerato estaba en plena crisis y ese plan quedó descartado. Quedé seleccionada OPSU y me tuve que conformar con ingeniería eléctrica. Que Dios me perdone, odie cada segundo de la carrera”.

“Tuve la suerte de poder trabajar con Venalum por un año con opción a quedar fija, paso el apagón y Venalum se hundió. Tenía algo de dinero ahorrado para comprarme un teléfono (que no tenía en ese entonces) pero lo tuve que usar para cubrir los gastos de la casa”, relató la joven.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver