¿Influye la ausencia de la Unión Europea en el resultado de las presidenciales en Venezuela?

A finales del mes de mayo, el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Elvis Amoroso, anunció la anulación de la invitación a la Unión Europea (UE) para que estableciera una Misión de Observación Electoral (MOE). La decisión ha traído cola y generado debate, pero ¿tan importante es la presencia de la MOE-UE en Venezuela?, ¿están perdidas las elecciones para la oposición?, ¿por qué tanto revuelo?

Misión de la Unión Europea que observó elecciones regionales en Venezuela en 2021.
Misión de la Unión Europea que observó elecciones regionales en Venezuela en 2021.

En NTA nos tomamos la tarea de partir desde el principio y entrevistar a expertos. Lo primero es aceptar que es un tema complejo donde las explicaciones, análisis y opiniones se pierden por los tecnicismos. Sin embargo, no te preocupes porque lo explicaremos de forma muy sencilla gracias a la abogada Wanda Cedeño, coordinadora nacional de la organización Voto Joven. 

No, la MOE-UE no viene a chismear. Tampoco a ser salvador de un proceso que comienzan a cuestionar. ¿Su misión? Simple: deben «auditar cada uno de los pasos del proceso electoral y de esta manera, identificar cualquier tipo de incidencia, irregularidad o mal funcionamiento. Además, pueden sugerir si algo debe mejorarse». Básicamente, son los ojos del mundo aquí en Venezuela.

Hay tres tipos de observación

  • Observación internacional.
  • Observación de entorno.
  • Observación nacional.

La cátedra de una experta como Wanda nos hará entender un tema del que todos hablan, pero pocos dimensionan y conocen en profundidad. La primera, «es la invitación a organismos fuera de Venezuela para que puedan auditar el proceso. Es lo que permite que el mundo tenga los ojos en Venezuela y de esta manera puedan saber qué pasa».

La de entorno también se conoce como veeduría ciudadana y no es más que «el ejercicio de un derecho ciudadano de poder observar que ocurre en los procesos electorales sin acreditaciones legales. Basados en el derecho de conocer cómo están los alrededores de los centros electorales y cómo se está moviendo la calle y la dinámica de votación». Es decir, la observación ciudadana.

Por último está la nacional. Estas recaen en las «organizaciones venezolanas que se acreditan ante el CNE y tienen mayor capacidad de extenderse a nivel nacional, pero además tienen un conocimiento más profundo sobre el contexto político y las características que pueda tener un proceso electoral».

¿Las organizaciones que vienen a observar las elecciones son amigos del Gobierno? ¿Por eso los dejaron entrar?

Nada más lejos de la realidad. De acuerdo con la activista, «no existe un grupo de observación electoral más serio o importante que otro. Al contrario, existen grupos diversos con diversas metodologías». Y sí, cada uno tiene sus maneras y aquí las vamos a explicar. La Unión Europea es el Ferrari de todas las Misiones de Observación porque cuentan con una comitiva enorme en la que incluso vienen eurodiputados. Tienen un equipo técnico y otro político. Pueden abarcar muchos centros de votación en varios estados del país. O sea, tendrían más ojos.

Por ejemplo, el Centro Carter es un «grupo técnico más pequeño y limitado que no puede moverse a distintas partes del país. Usualmente, se quedan en la capital y tienen la posibilidad de reunirse con las instituciones venezolanas, sociedad civil y partidos políticos». Otras organizaciones autorizadas para ser observadoras el 28 de julio son:

  • Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).
  • Caricom.
  • Unión Interamericana de Organismos Electorales.
  • Panel de Expertos de la ONU.
  • Unión Africana.
  • Centro Carter.
  • Consejo de Expertos de Latinoamérica.
  • Observatorio del Pensamiento Estratégico de la Integración Regional.

Las misiones observan, callan y anotan

Posiblemente, el revuelo de la decisión del CNE haya generado desconfianza y el tema de un supuesto fraude retumba hasta en las más altas esferas de los líderes de oposición. Incluso el candidato Edmundo González aseguró que si la administración de Nicolás Maduro no dejó entrar a la UE es porque tiene algo que esconder. De nuestra conversación con Wanda surgió el tema de ¿qué puede hacer la MOE-UE en caso de evidenciar fraude?

Pues no mucho. «Es necesario señalar que uno de los principios básicos de las Misiones de Observación es la no injerencia en asuntos internos. De hecho, las misiones de carácter internacional tienen mucho cuidado con que el marco de su observación exista algún tipo de injerencia o influencia. Lejos de ser un actor decisivo, son expectantes de lo que ocurre. La UE en sí misma, con su misión, no tiene la capacidad de influir en el órgano electoral, pero sí tiene la posibilidad de mostrar ante el mundo cualquier tipo de incidencia en el marco del proceso electoral. Esa es la clave. Poder mostrar qué pasa en Venezuela«.

Pero… ¿Es posible que hagan trampa? Precisamente el epicentro de todo se fundamenta en esto. «No se trata de que la observación brinde transparencia a un proceso, sino que haga sentir a los ciudadanos en un espacio de seguridad en donde se estén monitoreando y auditando cada uno de los hitos del proceso».

Ahora que entendemos lo clave del funcionamiento de una Misión de Observación Electoral, podemos profundizar en lo que millones de venezolanos se preguntan: ¿Influye la ausencia de la MOE-UE en el resultado? Según la activista, contar con misiones de observación electoral es algo que da garantías y el hecho de que no venga la MOE-UE es una violación al Acuerdo de Barbados, pero «no implica que si no se cuenta con ella es una elección perdida».

«Puede haber un cambio» en las presidenciales pese a ausencia de la Unión Europea

Tanto en la política como en la vida hay dos formas de ver el panorama. Se puede apreciar el vaso medio lleno o medio vacío. Muchos piensan que la postura del CNE demuestra que son inquebrantables. Sin embargo, podría darle más poder a la oposición. De acuerdo con la visión del politólogo Ricardo Martínez, la decisión de no invitar a la Unión Europea como observadora del balotaje presidencial tendrá un costo político, pero también incrementa las responsabilidades y el margen de acción de la Plataforma Unitaria Democrática (PUD).

«Esta decisión le incrementa la responsabilidad que ya tiene la oposición con relación a la auditoría completa de todo el proceso. No solamente la técnica, sino la ciudadana. El tema de los miembros de mesa, las papeletas, el resguardo del material electoral. Al no haber este acompañamiento internacional, queda a responsabilidad de la oposición de organizarse y establecer mecanismos de auditoría ciudadana para tratar de remediar esta situación», puntualizó en exclusiva para NTA.

A poco más de 40 días para los comicios del 28 de julio, es más que tangible una transición política. Martínez opina lo mismo, pero la condiciona al desenvolvimiento de los dirigentes en la defensa del voto en los centros, mesas y actas de escrutinio. «Puede haber un cambio en tanto haya una auditoría técnica estricta por parte de los partidos de oposición y al mismo tiempo una auditoría ciudadana», concluyó.

 

Síguenos
Suscríbete a nuestro
grupo de whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2
0

También puedes leer