Hiperinflación en Venezuela: ¿Existen posibilidades de ahorro bajo este contexto?

La economía hiperinflacionaria de Venezuela ha puesto al límite la capacidad monetaria de sus ciudadanos, a tal punto que, hablar de ahorros ya no es un tema común. Sin embargo, en un intento de escape a esta situación, la compra de divisas, especialmente el dólar estadounidense, parece ser la opción más común de quienes intentan que su dinero no se devalúe. Lo que a su vez se ha traducido en un mercado informal de compra y venta de esta moneda.

Para conocer si bajo este contexto el venezolano tiene actualmente opciones de ahorro, Todos Ahora conversó en entrevista con los economistas Daniel Lahoud y Raúl Córdoba, quienes ofrecieron sus puntos de vista al respecto.

Ahora es noticia: García Arocha: presupuesto que recibe la UCV es insuficiente

¿Existen opciones de inversión en Venezuela?

De acuerdo con Lahoud, «en Venezuela desde siempre la compra de dólares es la única alternativa de ahorros, pero eso presenta dos problemas».

«En primer lugar, el que la moneda de curso en Venezuela no es el dólar, sino el bolívar. Razón por lo que es difícil la canalización del ahorro hacia la inversión. El otro problema es lo que vivimos desde 2003, que cuando se tiene un control de cambios, lo único que eso genera es la destrucción de toda la producción. Hoy, al igual que en cualquier momento desde 1982, la compra de dólares es la única manera de ahorrar», dijo.

Por su parte, Córdoba señaló que las opciones de inversión son muy pocas. Por esta razón, consideró que las mejores alternativas del venezolano son invertir en educación, el desarrollo de servicios y la transformación.

«Siempre será bueno invertir en educación. Con ello las personas pueden escalar sus conocimientos para desarrollar propuestas de negocio. El desarrollo de servicios, les permite ofrecer un esquema de negocios para ayudar a los ciudadanos, las ONG y distintos entes que hacen vida en la economía. Por último, la transformación de bolívares en divisas (dólares, euros, pesos, etc)», expresó.

¿Es posible establecerse planes de inversión sostenibles?

Asimismo, con respecto al establecimiento de metas de inversión, Lahoud indicó que en el caso venezolano, el corto plazo es el favorito de la hiperinflación.

«Esa es la razón por la que las personas se dedican cada vez más al comercio, porque la incertidumbre se enfrenta normalmente con soluciones de corto plazo. Por eso, Venezuela que producía muchas cosas en los 60 y 70 del siglo XX, hoy casi no produce nada, sino que se dedica a comercializar e importarlo todo», manifestó.

Mientras tanto, Córdoba explicó que en un contexto hiperinflacionario es más importante el modelo de negocio, que el de inversión.

«Antes de invertir se debe focalizar en la formación. Lo que yo recomiendo es que utilicen el modelo de negocio denominado Dising Thinking (pensamiento del diseñador). Este consiste en estructurar prototipos de producto o servicio y probarlos en el mercado. Esto va a permitir reducir, no solo las posibilidades de inversión, sino, dosificarlas de forma correcta», dijo Córdoba.

¿Comercio informal de alimentos como una forma de inversión?

Con respecto a la proliferación de comercios informales de ventas de alimentos como una forma de inversión, Córdoba señaló que esto se debe a que el enfoque de los venezolanos se limita a la compra de comida. Esto, ante las limitaciones económicas de los ciudadanos para poder invertir en la compra de otros rubros o bienes.

Por su parte, Lahoud comentó que ante factores como desempleo o insatisfacción monetaria, las personas recurren al mercado informal para tratar de solventar su situación económica.

«Las personas que quedan sin trabajo, o aquellas que se dedicaban a una determinada actividad productiva y no consiguen alternativa, se refugian en el comercio de todo tipo, formal, o informal. Eso sí, el flujo de caja que ofrecen no es el mejor. Esto se debe a la incertidumbre que reina en el país. Una persona que se dedica al comercio tiene días buenos y días malos, y su flujo de caja depende más bien del tipo de producto que vende. Si venden productos de consumo masivo, eso se vende siempre. Mientras que si lo que vende son productos de vestir, eso tiene menos demanda y conlleva a un flujo de caja menos estable. Pero siempre hay que tener presente que la incertidumbre es el gran problema que tiene Venezuela. Eso no se soluciona sino con un reordenamiento de las finanzas públicas y un reacomodo general de toda la economía», manifestó.

Volver