¿Ha mejorado la distribución de gas doméstico en Venezuela?

La crisis de servicios públicos en Venezuela no ha mermado. El gas doméstico es, por ejemplo, una clara muestra de cómo la falta de políticas pone cuesta arriba la vida del venezolano en cosas tan sencillas como cocinar sus alimentos.

Gas en Venezuela
Gas en Venezuela. Foto: Cortesía

El Observatorio Venezolano de Servicios Públicos ha seguido de cerca el tema. A través de una encuesta en diversos estados del país expusieron la realidad que enfrentan los ciudadanos.

Ahora es noticia: Siguen apareciendo objetos pertenecientes al buque Zorro Viejo 

«Del 94% de los ciudadanos que utilizan gas para cocinar, el 74,4% lo hace a través de cilindros individuales y de este porcentaje un 42% opina negativamente del servicio», indicaron.

El estudio está basado en los primeros dos meses del año y demuestra que en el 2022 no ha habido avances en esta materia.

Además de esto, Noticias Todos Ahora constató algunas realidades en el interior de Venezuela en relación con este servicio.

En Ciudad Guayana el gas doméstico se vende de forma ilegal frente a la planta

A pesar de los múltiples operativos que ha realizado Bolívar Gas en todo el estado ubicado al sur del país, las ventas de gas doméstico siguen predominando en frente del llenadero. En el caso de Ciudad Guayana hay dos plantas: una en Puerto Ordaz, en la zona de Unare y otra en San Félix, en Chirica.

En la segunda las ventas de los cilindros cargados está a escasos metros de la planta. En cuánto uno entra dicha calle, los sujetos empiezan a gritar: “gas, gas”. Los costos van desde los 6 dólares, la bombona pequela, la mediana 15 dólares y la grande 30 dólares.

Mientras que los precios oficiales del gas comunal son: 3 Bs. la pequeña, 6 Bs la mediana y 18 Bs. la grande, es decir, menos de 5 dólares la más cara.

¿Cómo es la situación en Nueva Esparta?

La  distribución del gas doméstico en el estado Nueva Esparta se regularizó en los últimos meses. Desde mediados de 2021 los margariteños dejaron de protestar por la escasez y fallas de entrega de este hidrocarburo.

Carmen López, residente de Bella Vista en Porlamar, comentó que el Consejo Comunal se encarga de cobrar y entregar las bombonas.

“Ellos piden la plata y luego nos entregan las bombonas. Es un proceso sencillo y organizado”.

Asimismo, Juan Rodríguez, residente de Robledal, en la península de Macanao, dijo que el gas llega cada 15 días a su comunidad.

Explicó que les venden las bombonas “rojitas” de Pdvsa, como los de la empresa Tricada Gas.

“Esto antes no era así. El Consejo Comunal solo vendía las rojitas. Quienes tienen de Tricada, debían ir hasta la planta”.

En los últimos meses, no se registraron protestas por gas doméstico en la región insular.

Sin gas en Lara

En el centrooccidente del país, entidades como Lara, carecen de este servicio. Lo que se convierte en un dolor de cabeza para los jefes de familia.

En el municipio Iribarren, específicamente en la parroquia Ana Soto, los habitantes reciben el servicio de gas una vez por mes; pero en ocasiones puede haber fallas en la distribución del mismo.

Por su parte, los habitantes del municipio Torres señalan que, en parroquias como Espinoza de los Monteros reciben el servicio cada cuatro meses.  Así mismo, en el municipio Morán, donde llega cada dos meses.

En cuanto a las alternativas que buscan las personas, la mayoría optan por cocinar con cocinas eléctricas cuando falla el servicio. Además de recargar las bombonas por su cuenta, pagando entre 8 y 15 dólares dependiendo la capacidad de la misma.

Lo que ocurre en Táchira

El estado andino ha sido otro de los golpeados por las irregularidades en el servicio de gas.

Habitantes del municipio Francisco de Miranda manifestaron que cada 20 o 22 días se obtiene el gas en las comunidades, y es para todo el que desee adquirir. El gas es cancelado en pesos colombianos, y tarda entre uno y tres días en llegar.

Los más afectados por esta situación son los habitantes de las zonas rurales alejadas, y las personas de la tercera edad. En los casos que las personas no puedan surtir, deben esperar el subsidio que llega cada cuatro o cinco meses y tiene un valor de 2.000 a 8.000 pesos colombianos. 

En muchas localidades de la entidad se mantiene la leña como opción para cocinar, debido a la falta del servicio.

Los precios en el mercado negro para la venta de gas en Táchira se manejan entre los 45.000 y 120.000 pesos colombianos, que al cambio vendrían siendo entre 12 a 32 dólares.

Carabobo: cómo avanzan en materia de gas

La situación del gas en la región, antes de la pandemia estaba normalizada, cada dos meses llegaba y se tardaban máximo una semana en surtir. Sin embargo, luego por las complicaciones de la cuarentena el gas dejó de llegar aproximadamente 6 meses, se pagaba y no se tenía certeza de cuando llegaba.

La gente vivió momentos duros al tener que cocinar con leña y comprando cocinas eléctricas. Ahora el gas llega cada 4 meses o más, muchas comunidades pagan el día de hoy y el gas viene llegando dentro dos a cuatro meses. También está regulada la cantidad de bombonas que puedes comprar en algunas comunidades:

De 10 kg solo 3 o 4

Asimismo, la gente utiliza cocinas eléctricas mientras esperan el surtir gas. A veces no llenan las bombonas completas y el gas que debería durar dos meses puede llegar a durar 3 semanas.

Hay bombonas de una empresa privada que ya no existe, que se llama, Comagas y el gobierno tenía prohibido llenar esas bombonas. 

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver