Flamenco en cuarentena, una iniciativa para no dejar de bailar

El 29 de abril de cada año se celebra el Día Internacional de la Danza proclamado por la Unesco desde 1982, para honrar a bailarines, coreógrafos y artistas que expresan palabras y emociones a través de su  cuerpo. Rosalinda Campos es una de ellos y se identifica con su lema “¡No camines, baila!”.

Ella es una joven merideña y emprendedora que desde sus primeros años se involucró en el mundo de la danza. Estudió ballet, danza árabe y flamenco, siendo este último su género más apasionado.

Actualmente es la directora de su propia academia el Estudio de Danza Rosalinda Campos. También es bailaora, coreógrafa y arquitecto.

https://www.instagram.com/p/B-fFZveB0jp/

¿Qué ha hecho esta profesora para no dejar morir el flamenco?

A través de su red social personal y la del estudio, ha motivado a sus alumnas a seguir bailando desde su casa, debido a que las clases presenciales han sido suspendidas por las medidas sanitarias para la prevención de la pandemia.

Campos inició con varios live en Instagram dando miniclases de sevillana, rumbas y zapateos. Posteriormente retó a sus seguidoras a grabarse desde cualquier rincón de sus hogares bailando el palo flamenco aprendido.

Las más pequeñas de sus alumnas han sido las primeras en aceptar el reto, y a su presentación le agregaron una breve introducción sobre el baile que harían.

https://www.instagram.com/p/B-aNWzeB4WR/

Otra de las iniciativas que ha implementado para la motivación del flamenco es la alianza con otras bailadoras venezolanas que se encuentran alrededor del mundo. Realizaron clases magistrales desde un live compartido para aprender nuevas técnicas, consultar dudas y practicar nuevos pasos.

María Corina Slacedo y Belimar Ramírez (la Cayetana) desde Caracas, Siudy Garrido desde Miami y Analí Alcántara (la Pioja) desde Sevilla, fueron sus primeras invitadas para realizar el #FlamencoEnCasa.

Una merideña que con pasión no para de bailar sin importar las circunstancias, demostrando que no es momento para dejar empolvar los zapatos de flamenco.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver