Fedecámaras: Es difícil imaginar que una familia pueda estar sin generar ingresos

La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), emitió su postura ante la tercera prórroga por 30 días más de cuarentena en el país.

Se manifestó que dicha extensión generó cierto asombro, ya que se esperaba que el régimen anunciara alguna flexibilización del confinamiento, luego de dos meses. Consideran que es una medida que generará “estragos” en diversos sectores.

Ahora es noticia: Con melancolía Venezuela conmemora el Día Internacional de la Familia

El primer vicepresidente de Fedecamaras, Carlos Fernández, acotó que la situación se torna “verdaderamente complicada”. Sobre todo, para aquellas familias que dependen de sus actividades y trabajan por su cuenta. Ya que están notando lo limitado su poder adquisitivo.

“Resulta difícil imaginar que una familia venezolana, pueda estar más de dos meses sin generar ingresos y sin tener ninguna actividad económica. Así como también aquellos sectores prioritarios que no han podido generar ingresos en estos dos meses”, dijo Fernández.

Expresó que, estamos en una economía que depende en gran medida de los encadenamientos productivos.  “Aquí no existen sectores autárquicos (autónomos). Sino que, se quiere de la participación de diversas actividades para impulsar la producción del aparato productivo como un todo”.

Fedecámaras ante la COVID-19

Aseveró que, durante los dos meses anteriores, algunos sectores prioritarios han estado trabajando, respetando los protocolos de seguridad. Además, resguardando la seguridad de sus trabajadores, sin que se haya presentado ningún tipo de problemas.

“De allí es que me parece que no es adecuado para la realidad socioeconómica y para las experiencias que hemos tenido, en el tratamiento de la pandemia durante estos meses”, comentó el empresario.

Por último, resaltó el hecho que genera toda operación comercial, industrial o productiva. El cual genera una gran especie de obligaciones a considerar, independientemente de que se opere o no. Tales como, salarios, alquileres, patentes, pagos de servicios, entre otros.

“Si se suspende la capacidad de ingresos, se está poniendo en riesgo a estas actividades en una posición de regresión. Ya que no se va a tener dinero para cumplir con las obligaciones que se tienen pendientes”, concluyó.   

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver