Familiares de privados de libertad enfermos exigen que sean trasladados a centros de salud

Este jueves 2 de julio, familiares de privados de libertad de las distintas comandancias del norte del estado Anzoátegui, asistieron al Palacio de Justicia, ubicado en Barcelona, para exigir el traslado de sus hijos enfermos a los centros de salud.

Enfermedades cómo hepatitis, tuberculosis y paludismo, serían las que han venido padeciendo los reos. Por lo que sus familiares temen que fallezcan de no ser atendidos.

Ahora es noticia: MP del régimen solicitó orden de aprehensión contra miembros del Gobierno encargado

Este grupo de mujeres y hombres, se unieron para exigir a la jefa de circuito, realizar las acciones pertinentes para lograr el traslado de los procesados.

Testimonios de familiares

Desde inicios de la cuarentena, las visitas a las comandancias y penitenciarias quedaron suspendidas, por lo que el contacto de los presos con sus familiares ha sido casi imposible.

Paulina García, madre de un joven detenido en la comandancia del estado, expresó su preocupación debido a que su hijo ha recaído tres veces con tuberculosis.

«No estamos acá para pedir visitas, porque entendemos la situación. Sólo pedimos que nuestros hijos sean atendidos, mi hijo es reincidente por  tercera vez con tuberculosis» dijo García.

Por su parte la señora Miriam Fernández, asistió para abogar por su nieto, que se encuentra detenido en la ciudad de El Tigre, al sur de Anzoátegui. La señora no cuenta con los recursos para viajar a verlo.

Con lágrimas en los ojos, Fernández nos comentó, que lleva cuatro meses sin ver a su nieto, el cual ha estado enfermo y optó por coser su boca, en forma de protesta, para exigir ser trasladado a la ciudad de Barcelona.

Irregularidades en las excarcelaciones

La presencia de irregularidades en las excarcelaciones, también fueron denunciadas por algunas madres. Debido a esto, sus hijos han pasado más tiempo del programado y por ende se han enfermado.

Milagro Alvarado, madre de un joven de 23 años, manifestó que su hijo lleva cuatro meses privado de libertad, cuando sólo le tocaba cumplir 45 días.

«A mi hijo le han quitado cuatro meses de su libertad. La jueza lo mando a estar 45 días por castigo. Llegó la pandemia y aún no lo han liberado. Esta con fiebre y además sufriendo maltratos» expresó Milagros.

Mientras que Maglis Farias, sigue a la espera de poder obtener los computos penales, para la excarcelación de su hijo. Pero debido a la situación sanitaria actual, se ha retrasado todo el proceso.

Cárcel y hambre

La situacion económica de los venezolanos, empeora diariamente, y estas madres no son la excepción.

Entre toda la lucha que llevan para obtener el traslado de sus familiares, también coinciden en la lucha diaria para poder llevarles alimentos. Manifestaron que hay días en los que no tienen alimentos en sus hogares, lo que agrava la situación.

José García, padre de Yimi García, espera una solución inmediata, ya que su hijo está enfermo en la carcel, no tienen recursos para comprarle las medicinas y tampoco para llevarle alimentos.

«Somos pobres, no tengo como llevarle comida. No tengo maneras de ayudarlo. Sólo alzando la voz por él, para que pueda salir. Debían ser 45 días detenidos y ya va por seis meses»




Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver