Escasez de sencillo de dólares en Venezuela: ¿Qué genera esta problemática?

A pesar de que el bolívar es la moneda oficial de Venezuela, en los últimos años el dólar se ha convertido en la unidad monetaria que rige la actividad económica del país. Sin embargo, este fenómeno que se ha instaurado de manera informal, ha traído consigo diversas problemáticas, una de ellas, la ausencia de sencillo para realizar las distintas transacciones.

Sobre este aspecto, los economistas Óscar Torrealba y Raúl Córdoba, conversaron en entrevista con Todos Ahora para explicar cuáles son las razones de esta situación.

Foto referencial.

Ahora es noticia: En Venezuela se estarían contagiando de COVID hasta 3.500 personas diariamente

¿Cómo se generó la dolarización informal en Venezuela?

A modo de contexto, Torrealba explicó que la dolarización de facto que existe en el país surgió como consecuencia del fenómeno hiperinflacionario que se viene dando desde el año 2013.

En consecuencia, señaló que “las personas buscaron refugiarse en lo que se denomina moneda dura, en este caso, el dólar”.

“Ya para agosto del 2018 -cuando se elimina la Ley de Ilícitos Cambiarios- las personas tienen mayor libertad para poder tranzar en dólares. Posterior a esto se comienzan a dolarizar los salarios  porque ya no hay temor por parte de los empresarios. Esto para manejar las divisas y para mantener el personal en las empresas. A partir de ese entonces es cuando comienza a dolarizarse la economía del país. Esto principalmente en rubros que son de primera necesidad: alimentos, medicinas, transporte, etc.”, comentó.

¿Por qué la ausencia de sencillo en dólares?

En este sentido, explicó que la escasez o ausencia de efectivo en divisa en el territorio nacional es producto de que la dolarización surgió en la economía como una respuesta espontánea y no como una política de Gobierno.

“Los billetes de baja denominación no circulan en el país porque la dolarización no es un esquema instaurado formalmente. Todo este fenómeno ocurrió de forma espontánea en la sociedad y no porque forme parte de una política del Ejecutivo Nacional. Es decir, con los dólares que ya había en el país. Según se estima, lo que circula en Venezuela son billetes de 10 y 20 dólares, y esto ocurre porque Venezuela durante mucho tiempo usó el dólar para ahorrar”, detalló.

“No se gestó una política de dolarización y esa ausencia genera este tipo de problemas en el que la gente quisiera pagar en dólares. Pero no hay la disponibilidad de billetes de baja denominación que, generan a su vez, estos problemas de cambio”, agregó.

Asimismo, resaltó que por este mismo motivo, no existe una emisión de billetes de baja denominación que se ajuste a la demanda de los ciudadanos.

“No es que una entidad monetaria emitió  dinero en proporciones tales con lo que las personas demandan. Cuando es así, por lo general se emiten más billetes de baja que de alta denominación”, dijo.

Sin remesas de la reserva federal

Por su parte, Raúl Córdoba coincidió en que la escasez del sencillo en divisa se da porque «al no ser nuestra moneda, evidentemente no es emitida por las instituciones financieras nacionales«.

«Como nosotros no recibimos remesas de la reserva federal, evidentemente no podemos jactarnos de poseer un movimiento de dólares distinto al que tenemos, ya que no hay una inyección de dólares a la economía por parte oficial. Tampoco tenemos un mercado cambiario definido, ni existen condiciones como para que podamos discutir las medidas que pudieran reducir ese índice de escasez en esos billetes», explicó Córdoba.

Asimismo, señaló como otros aspectos relevantes como la no existencia de un marco oficial, estructurado y regulatorio en cuanto a las políticas comerciales. Lo que a su juicio determina que se dé una escasez en las distintas bajas denominaciones de los dólares.

«No existe una política comercial venezolana de un mercado cambiario robusto y definido o la inyección de divisas a la economía por concepto de ingresos petroleros como para que el mercado cambiario se comporte de manera rítmica, sino que tiene unos altibajos muy complejos que no le hacen bien al comportamiento de la economía», señaló.

¿La escasez de sencillo puede estar relacionada con el contrabando de los billetes?

Para Torrealba, la ausencia de sencillo en divisas en Venezuela es una problemática ligada netamente a las razones detalladas y no a un tema de corrupción o contrabando de los billetes. Por lo contrario, consideró que para este tipo de actividades ilícitas, resultaría más viable usar billetes de alta denominación.

“No es que los empresarios están acaparando los billetes de baja denominación o que se los estén llevando para contrabando, simplemente no hay”, aseveró.

“Se puede especular y decir que si en Venezuela existiese un alto nivel de actividad económica relacionado con esas actividades ilícitas, se hiciera con billetes de alta denominación” añadió.

En cambio, a juicio de Córdoba «la escasez de un mercado cambiario bien estructurado, hace que surjan mercados paralelos o mecanismos de contrabando para la búsqueda de dólares de baja denominación que den respuestas a la falta de políticas oficiales».

«Un ejemplo de esto se ve en los mercados en donde los buhoneros dan ocho billetes de un dólar a cambio de uno de 10. Es decir, están cobrando un impuesto ilegal de dos dólares para obtener sencillo. Esto es un mercado que está tomando fuerza en el país ante la falta de políticas económicas que controlen las transacciones», explico.

Aunado a ello, resaltó elementos como la ineficiencia en las intervenciones del Gobierno y la persistencia en el problema fiscal.

«Estamos frente a un Gobierno que está de manos atadas y a una ciudadanía llena de necesidades», aseveró.

¿Cómo se soluciona la escasez de sencillo en dólares?

Finalmente, Torrealba comentó que la solución a este problema de escasez parte de asumir a nivel gubernamental, políticas públicas destinadas a establecer una dolarización oficial en el país.

“Esto se resuelve con la instauración nacional de una política real de dolarización. En la que la autoridad monetaria primero, renuncia a la emisión de dinero, y segundo, sirve para este tipo de efecto. Por ejemplo la autoridad económica de Ecuador sirve para reunir y  captar billetes deteriorados. La banca sirve para cambiar esos billetes viejos, y el Banco Central lleva esos billetes a Estado Unidos y ese país los cambia por billetes nuevos y trata de mantener la circulación de sencillo”, explicó.

Mientras que Córdoba sugirió como posible solución que Venezuela pueda contar con un sistema robusto de respuestas a pagos digitales

«Por ejemplo, carecemos de soluciones C2P (Comercio-a-personas), pues los comercios no cuentan con soluciones para retornar pagos a las personas mediante transferencias. Esto claramente solventaría el problema de fondo. Recientemente, la SUDEBAN exigió a los comercios desarrollar este tipo de soluciones para evitar la creación de mercados informales», dijo.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver