Todos por la Educación denuncia desde Mérida el grave deterioro del sector educativo

Desde hace más de cinco años Venezuela atraviesa una Emergencia Humanitaria Compleja (EHC), que ha venido afectando a todas las áreas de políticas públicas en el país.

En donde la educación ha tenido que enfrentar una grave crisis de deterioro cada vez más próxima al colapso, debido a que el estado venezolano no ha cumplido con sus obligaciones de garantizar este derecho. De acuerdo con los estándares establecidos en el artículo 102 de la Constitución Nacional. “La educación es un derecho humano y un deber social fundamental, es democrática, gratuita y obligatoria”.

Ahora es noticia: A 14 años de la salida de RCTV: jóvenes alzaron su voz en Barquisimeto contra persecución a medios

Emergencia Humanitaria Compleja afecta a los docentes

Ante esta realidad, la Alianza Nacional Todos por la Educación se propuso la iniciativa de realizar un informe denominado “El viacrucis del maestro venezolano: enseñar con pobreza y sin democracia”. Esto con la intención de documentar y visibilizar las condiciones y el grave deterioro en que se encuentra el sector educativo del país.

Verónica Colina, coordinadora de Todos por la Educación en el estado Mérida, comentó que el informe fue posible gracias a un recorrido hecho por los integrantes de la alianza en más de ocho estados. Entre ellos Mérida a las instituciones educativas, entrevistas realizadas a docentes y autoridades educativas en donde un 65 % eran mujeres.

No hay garantías de servicios públicos

El informe dejó en evidencia que el mal estado de los servicios públicos, constituye una de las principales causas que afecta directamente en el derecho a la educación. En donde el 77.27 %, de los encuestados establecieron que el servicio de internet, electricidad y agua fallan constantemente, haciendo que las personas no puedan contar con un servicio educativo de calidad.

Incluso en el internet el 33.3% de los entrevistados dijeron que hay fallas en el servicio. Esto hace que imposibilite la educación a distancia, siendo esta una política poco efectiva en la población venezolana.

“No hay garantías de los servicios públicos, las personas no pueden ejercerlo ni como estudiante ni como docente. Esté esa barrera en donde no se ha garantizado esa situación para la comunidad educativa”, aseguró Colina.

Asimismo, sostuvo que el 50 % de los espacios que fueron visitados no cuentan con energía eléctrica, agua y mucho menos internet. Además visualizaron un aumento en el deterioro de las infraestructuras y de hurtos que existen en los espacios educativos.

“Toda esa situación hace que la educación presencial se deteriore aún más. Al momento que se regrese a esa modalidad se van a encontrar con una infraestructura deteriorada. No hay mantenimiento en gramas, no hay pupitres, ni bombillos”, manifestó Colina.

50% de deserción escolar antes y durante la pandemia

Durante el levantamiento lograron registrar desde la Alianza una deserción escolar de un 50 % antes y durante el tiempo que lleva la pandemia por la COVID-19 en el país.

Colina explica que, en el estado Mérida lograron evidenciar casos en donde los padres o representantes debieron cambiar a los niños a una institución educativa más cercana a sus hogares producto de la pandemia del coronavirus.

De igual manera, ocurre una deserción de docentes de un 17 %. Puesto que, los mismos han debido de renunciar a sus trabajos o en otros casos, buscar nuevas alternativas para aliviar su carga económica.

Finalmente, desde Todos por la Educación recomiendan que se defienda el derecho a la educación para lograr una sociedad libre y democrática. Promover el fortalecimiento de padres, madres y representantes en consejos educativos y exigir mayor inversión en el área educativa.

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver