Empleado público en Venezuela, una realidad difícil de afrontar

En Venezuela cualquier salario es insuficiente a la hora de adquirir productos de primera necesidad, y es que actualmente para un empleado público que sobrevive con un salario mínimo es  imposible sobrellevar una vida relativamente “normal” a causa de la hiperinflación que se tiene en el país desde hace algunos años.

El pasado 27 de abril el régimen decretó un segundo aumento salarial en lo que va del año 2020, quedando en 400.000 bolívares alrededor de (2,2 dólares), más un monto exactamente igual como bono de alimentación, para un total de  800.000 bolívares. Esto equivale más o menos a  4,5 dólares al mes.

Ahora es noticia: Ciudadanos en Rubio: «los retornados deberían ser enviados a lugares apropiados”

Sin embargo, este aumento no representa absolutamente nada ante la difícil crisis económica que viene consumiéndose todo a su paso y haciéndoles imposible a los venezolanos que dependen de ese salario llevar el pan de cada día a sus hogares.

Esos venezolanos, padres de familia quienes lamentan que con una quincena solo logran comprar si acaso “un cartónde huevos y un pollo para alimentarse y alimentar a sus familiares”.

El equipo de Todos Ahora conversó con un empleado público que tiene tres años y tres meses trabajando en la gobernación del estado Mérida, y nos relató cual es la realidad  por la que atraviesan diariamente.

¿Cuál es tu opinión del sueldo que percibes como empleado público?

Para mí este sueldo representa un insulto, debido a que normalmente cuando salimos a las calles a comprar, nos damos cuenta que la remuneración que percibimos por nuestro trabajo no nos alcanza para adquirir ni siquiera los productos de primera necesidad.

Actualmente la gobernación se encuentra pagando con el ultimo aumento 3.000.000 bolívares fraccionados en 1.300.000 bolívares en cada quincena. A fin de mes es que nos cancelan el bono de alimentación que son 400.000 bolívares.

¿Qué piensas del último aumento salarial hecho por  Nicolás Maduro?

Ese aumento para los empleados públicos es un insulto. Esperábamos un incremento más acordé ajustado a la realidad que tenemos hoy en día en el país.

Y es que no soy solo yo, muchos compañeros de trabajo me expresan su inconformidad con ese aumento salarial que no nos benefició en absolutamente nada.

¿Qué logro comprar con su última quincena?

Con la quincena de este 15 de mayo con aumento incluido solo me alcanzó para comprar un kilo de carne y  medio kilo de queso. ¿Será que no comemos huevos, arroz, vegetales?

Es que ni para nuestros productos de higiene personal, porque una pasta de diente ya cuesta lo mismo que un cartón de huevos algo imposible de sobrellevar.

Todos los productos los encuentras en divisas cuando vas a comprar todo te lo cotizan en otra moneda y al hacer la reconversión te das cuenta que tus bolívares no alzan para absolutamente nada.

¿Sientes que hace falta incentivo y motivación?

Siento que en estos momentos se trabaja solo para que te vean que estás haciendo algo en las oficinas, no porque realmente estés haciendo algo productivo ya los funcionarios públicos en mi caso, no nos sentimos motivados ni incentivados a seguir trabajando o por cumplir un horario porque simplemente tenemos unos sueldos “miserables”.

Así hay que decirlo como los que estamos percibiendo. Muchos de nosotros nos preparamos y esforzamos por adquirir el conocimiento para salir adelante y que la situación del país no te lo permita es frustrante.

Los beneficios no son los esperados

Los beneficios que percibimos los que formamos parte de la administración pública no se compensa con el esfuerzo que hacemos todos los días para llegar a nuestros lugares de trabajo.

No hay seguros médicos, y si lo hay entonces no hay recursos económicos. Debemos buscar en centros de salud públicos, lugar en el que tampoco somos atendidos porque no hay ni una inyectadora.

En estos casos debemos recurrir a centros de salud privados y con los sueldos que devengamos no podemos pagar ni la consulta.Esa es la realidad de nosotros y de muchos venezolanos que dependen de un salario mensual.

Llamado al gobierno nacional y regional

Como funcionario público le hago un llamado al gobierno nacional y regional de que tomen cartas en el asunto. Deben buscar la forma de mejorar las condiciones laborales de sus funcionarios públicos para poder trabajar motivados, para que podamos tener más ganas de hacer las cosas, para seguir surgiendo y poder sacar a nuestro país adelante.

¿Será que Maduro sobrevive con 800.000 bolívares? Porque si es así que nos diga como lo hace. Los venezolanos no podemos continuar en esta situación tan difícil, que cada día se nos hace mas cuesta arriba mantenernos.

Asimismo, las instituciones se están quedando sin empleados. Por la situación del país tienen que pedir permisos no remunerados, reposos médicos, años sabáticos para irse a otros países o para conseguir otras fuentes de ingresos para subsistir.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver