El negocio del oxígeno en Venezuela en medio del aumento de casos de COVID-19

Conseguir una bomba de oxígeno en Venezuela se ha convertido en una calamidad para los ciudadanos, ya que debido a sus altos costos se hace cuesta arriba poder adquirir estos equipos para salvar la vida de un paciente grave con la COVID-19.

La crisis económica que existe en el país es el principal enemigo de la población, ya que deben buscar diversas opciones para poder salvar la vida de un ser querido. En una investigación realizada por Todos Ahora, mostramos cuánto puede costar adquirir un equipo respiratorio para un paciente que necesite oxígeno y salvar su vida.

Pacientes COVID

Foto cortesía.Ahora es noticia: OPS: Primeras vacunas que llegarán por COVAX a Venezuela son de AstraZeneca

La COVID-19 afecta la respiración de las personas y a veces persiste este síntoma durante semanas o meses. Cuando el problema de respiración es grave, los médicos deben buscar la forma de oxigenar la sangre del paciente y eliminar el dióxido de carbono. Es por eso que terminan con oxigenación por membrana extracorpórea.

¿Cuál es la diferencia entre concentrador y bombona de oxígeno?

El médico Leonardo Acosta explicó a Todos Ahora que el concentrador de oxígeno es como un compresor de aire que concentra el elemento químico, mientras el aparato esté encendido, permitiendo que la dispensación sea ilimitada, es decir, infinita. Por otra parte, la bombona es un recipiente que necesita ser recargado varias veces para que pueda funcionar y tiene una capacidad ilimitada.

«Las bombonas grandes duran 12 o 16 horas dependiendo del flujo de oxígeno que se coloque. Es engorroso porque se debe recargar varias veces. En cambio el concentrador de oxígeno tiene de cinco litros y se pueden hacer conexiones para pegarlos y lograr flujos de oxígeno grandes siendo estos ilimitados», explicó Acosta.

Entre 300 y 1000 dólares cuesta optar por una bombona de oxígeno

Una venezolana que prefirió no identificarse compartió para Todos Ahora que tiene un familiar con la COVID-19 que se encuentra conectado a un concentrador de oxígeno. Los precios que le ofrecieron para este equipo estaba entre los 300 y 1000 dólares. Comentó que asistió a grandes farmacias, pero los equipos se encontraban agotados.

Esta familia buscó otras alternativas y por la urgencia que tenían, contrataron una persona que ayudó a conseguir un concentrador, pero no estaba en Caracas y fueron más días de espera. Sin embargo, describió esta situación como «angustiante».

«En los hospitales te dicen que debes llevarte al paciente a casa porque no hay cómo atenderlos. Lo primordial era mantenerlo con oxígeno. Eran las ocho de la noche y no resolvíamos ese tema».

Asimismo, comentó que es un problema que afecta a todo el entorno familiar, ya que no tienen los recursos para costear este equipo. «Logramos alquilarlo con los familiares que tenemos fuera del país. Realmente la situación es crítica porque no todos tienen esa posibilidad».

El uso del concentrador o bombonas depende de la situación del paciente. «En nuestro caso debemos colocarle el oxígeno antes de dormir para lograr subir la saturación. Menos de 85 es lo problemático y lo mínimo que ha llegado es 86. Se debe mantener entre 95 y 96», explicó.

Resaltó que la desesperación por no encontrar el equipo es lo más difícil para la familia. Además, recomendó que si la persona no tiene el equipo y presenta problemas respiratorios, debe colocarse boca abajo para que los pulmones se vuelvan a expandir.

El dilema entre comprar y alquilar

Los venezolanos en medio de la desesperación busca las opciones para alquilar concentradores o bombonas de oxígeno. Sin embargo, los precios son excesivos y no todas las personas tienen la posibilidad de optar por estos equipos.

En redes sociales están circulando diversos contactos para contratar estos servicios, pero en su mayoría está agotado o no existe la opción de ventas. Un concentrador puede costar entre 3000 y 4000 dólares.

Para alquilar bombonas de oxígeno el tiempo promedio son de 15 días a un mes. Los precios actuales pueden estimarse entre los 25 dólares diarios o los 120 dólares mensuales. Esto sin contar la recarga del oxígeno que puede varias desde los 3 dólares,  680 litros. Mientras que 2.500 litros se encuentra en 15 dólares y 6.000 litros en 25 dólares.

Aunque se desconoce el motivo por el cual varían los precios de las recargas, una joven venezolana que mantiene a su papá con oxígeno, comentó a Todos Ahora que la empresa que contrataron para alquilar bombonas cobraron 180 dólares y cada recarga al principio costaba 22 dólares, pero al pasar los días lo aumentaron a 35 dólares sin ninguna explicación. Sin embargo, detalló que la «empresa aumentó los precios debido a que la planta de oxígeno les subió el precio a ellos. Además, la planta también se estaba quedando sin oxígeno. En ocasiones han tenido que ir a los Valles del Tuy donde tienen otra sede y cargar oxígeno para Caracas».

Foto cortesía
Bombonas de oxígeno. Foto cortesía.
Foto cortesía.

«Esta cuesta 200 dólares y cada vez que la llenan son 6 dólares. Si la alquilas son 120 dólares y te devuelven el 80 % cuando la entregas. Cada vez que la llenas 6 dólares, esta carga 1 M3 se llama tipo E de aluminio. Sin embargo, estos precios se manejaban el 13 de marzo», explicó la joven.

El Gobierno envió oxígeno a Brasil

Los venezolanos gastan mucho dinero para obtener este oxígeno y así poder salvar la vida de sus seres queridos, esto ocurre mientras que el Gobierno de Nicolás Maduro envió a Manaos 136.000 metros cúbicos de oxígeno, según lo publicado por el Gobierno estatal.

De acuerdo con CNN, «el secretario de Salud de Amazonas, Marcellus Campelo, agradeció a los representantes del país vecino y afirmó que la carga será de utilidad en un momento en que se registra un aumento de casos de covid-19 y la disponibilidad de oxígeno hospitalario se ha convertido en el signo más reciente de la crisis sanitaria que la pandemia ha provocado en la remota región brasileña».

 

 

 

One response to “El negocio del oxígeno en Venezuela en medio del aumento de casos de COVID-19

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver