Día 71: El calvario de una madre venezolana; sin internet y sin Directv

Han transcurrido 71 días de la cuarentena impuesta por el régimen de Nicolás Maduro. Esto da inicio al calvario del día a día de muchas madres venezolanas, que buscan sobrellevar el aburrimiento de los más pequeños de la casa. Sin internet y la desaparición reciente de la cable operadora Directv, una de las pocas que operaba en el país.

Tal es el caso de Reina Betancourt, una madre soltera de dos retoños, un varón de nombre Julián (6 años de edad) y una hembra de nombre Evolette (4 años de edad), la cual trata de sobrellevar el no tener un medio de distracción para sus hijos, nacidos en la era tecnológica.

Ahora es noticia: Salario mínimo en Venezuela, una referencia de lo insuficiente

El calvario

Son las 6:30 a.m, suena la alarma del “calvario” para la oriunda de Puerto La Cruz. Ella se levanta para organizar su trabajo desde casa por la cuarentena debido a la pandemia por la COVID-19 que golpea nuestro mundo entero. Organiza todo su material de trabajo, la cual ejerce como Ingeniero Industrial. Prepara unas arepas con queso, para cuando sus pequeños despierten, esté todo listo para ellos.

Este trago amargo para esta ama de casa empezó, cuando la empresa Directv Venezuela, decidió cesar actividades en el país, debido a las sanciones del régimen de Nicolás Maduro.

Estos pequeños, ya sin internet, estaban acostumbrados a ver el canal Disney Jr, mientras comían y realizaban cualquier tipo de actividad para distraerse por el “encierro” de la cuarentena.

Sin Internet, sin Directv

Se debe a que Reina, lleva más de 11 meses sin el servicio de internet, el cual no funciona, no volvió más. Más que todo el mayor, Julián, dependía siempre de este. La pagina Netflix, era la que mas usaba para ver una y otra vez su película favorita, El Gato con Botas.

Por otro lado, Evolette, la más pequeña, siempre ha visto la televisión. Un duro golpe para ella, no tener nada que ver ni con que distraerse en esta cuarentena. Sus constantes llantos “mami, quiero mi canal, pónmelo de vuelta”.

Esto dificulta el trabajo de esta madre luchadora, debido a que tiene que tener su cabeza en dos lugares al mismo tiempo, su trabajo y ver qué dinámica puede utilizar con estos niños, nacidos en la era tecnológica, y sin incumplir la cuarentena, para que no se aburran y estén con el constante “mami, estoy aburrido”.

“¿Por qué tenemos que estar encerrados?, “¿hasta cuándo estaremos así?, “llama a alguien para que nos pongan el cable otra vez”.

Difícil situación para esta mujer, ya que algo tan básico como, salir a dar una vuelta por su conjunto residencial, ir a la piscina, correr bicicletas, dejar que su hijo juegue con otros niños de su edad.

Todo se ha truncado, debido a que lo primordial es la salud de sus pequeños y el riesgo que estas actividades pueden representar para ellos.

Tener que soportar las lágrimas de estos por no poder salir, compartir con nadie, no tener ningún contenido que ver, por no tener cable operadora ni el internet han llevado a esta madre al límite de la paciencia.

“No es fácil ser madre con todas estas adversidades que pasamos, cada una de las que vivimos esta difícil situación ya sea económica o porque esta afecta indirectamente a los más pequeños”.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver