Crónica | Una venezolana en víspera del Año Nuevo

Falta un día para recibir el Año Nuevo y en el interior del país se vive un ambiente gris. Julia Pérez una joven larense, pasa las últimas horas del año frente a una estación de servicio esperando a que llegue la gasolina para poder surtir su vehículo. Pues, toma sus previsiones para los primeros días de enero.

Vísperas de Año Nuevo en Venezuela. Foto: Referencial

En medio de la espera, Julia se pregunta si deberá volver a encerrarse en su casa durante el año entrante, por eso decide que no pedirá más deseos. Pues los mismos, de seguro se no se cumplirán sino hasta el 2022. Mientras tanto, Julia solo se limita a comprar lo necesario para subsistir en los meses venideros.

Ahora es noticia: Hallacas lejos de casa: el ingenio venezolano para llevar sus tradiciones a la mesa

Para esta ocasión, la joven y su familia redujo al mínimo la lista de prioridades para el Año Nuevo tanto que, lo que encabeza dicha lista es garantizar el gas domestico para su cocina, mantener los tanques de agua llenos y comprar una planta eléctrica que sea capaz de iluminar su hogar.

Recuerdos de una venezolana en víspera de Año Nuevo

Pasa el tiempo y Julia sigue sin moverse en la cola para surtir combustible, esta muchacha se dedica solo a ver a través de su teléfono una y otra vez, esos momentos que logró capturar en fotos y que sabe que no volverán.

Los recuerdos la trasladan a esos viajes con amigos a la playa o las rutas familiares por Mérida. Esas travesías que hoy el bolsillo, la migración y la cuarentena le impiden que se hagan realidad.

Aún plantada en la estación de servicio, Julia piensa que, desafortunadamente para todo el mundo el 2020 fue difícil. Pero está segura de que el 2021 lo será aun más. Sin embargo, para abrazar al nuevo año, Julia deja que entre la esperanza a su vida y se permite creer una vez más en que todo pronto va a cambiar.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver