Comunidad LGBTQ+: la discriminación que se vive en Venezuela

A pesar de que en otras partes del mundo hablar de la homosexualidad se ha normalizado, incluso al punto de promover leyes u oficializar el matrimonio entre personas del mismo sexo, en Venezuela este todavía resulta en tema de mucho tabú. Hay quienes hasta condenan con señalamientos y acciones a esta comunidad. La discriminación es el mayor de los efectos.

Referencial / Foto Cortesía

La razón de esto puede ser en parte, la cultura conservadora que mantiene Venezuela. Sin embargo, existen otros factores como la ausencia de políticas públicas que amparen los derechos de las personas gais.

Ahora es noticia: Facebook se une a la conmemoración del mes del orgullo

¿Por qué se discrimina a la comunidad LGBTIQ+ en Venezuela?

Así lo consideró Alí Daniels, coordinador de la ONG Acceso a la Justicia, quien indicó que en Venezuela «no existe el régimen mínimo de libertades para poder luchar por los derechos humanos. Lo que además, impide el ejercicio de las libertades y la lucha por ellas de una forma más comprometida».

«En la mayoría de los países de América Latina el matrimonio igualitario y el respeto por la igualdad de todos ante la ley, sin discriminación por la orientación sexual u otros motivos, se ha dado en razón de la existencia de tribunales que han dictado decisiones. En el caso de Costa Rica, la Corte Interamericana, en Colombia, decisiones de Tribunal Constitucional e igual en el caso de México, Brasil, etc. Entonces eso lo que nos dice es que en esos países hay poderes independientes e imparciales que son capaces de tomar decisiones. Esto a pesar de que el estamento político no se atreve a hacer este tipo de propuestas», explicó.

«El hecho de que en Venezuela no haya un tribunal que se atreva a establecer una línea a la par de América Latina, nos demuestra cómo la sujeción del Poder Judicial ha hecho que la lucha por el matrimonio igualitario y otras reivindicaciones de la comunidad LGBTQI+, no se respeten o ni siquiera sean tomadas en cuenta a la hora de plantear una agenda legislativa por ejemplo» agregó.

Resaltó que a diferencia de otras disposiciones legales, como la de la Ley Contra la Discriminación Racial o la de Violencia de contra la Mujer, para el caso de la comunidad LGBTQI+, no existen leyes en Venezuela, salvo las disposiciones legales que están en la Constitución.

«No solamente no están en ninguna normativa, sino que incluso, no se encuentran en una agenda de los poderes públicos. No es algo que se visibilice o ni siquiera se discuta. Esto, a pesar de que en el caso particular de las personas trans, las manifestaciones de violencia son comunes», dijo.

¿Cuáles son los derechos de la comunidad LGBTQI+ en Venezuela?

Partiendo de la premisa de que los derechos humanos no nacen de las leyes, sino de la dignidad humana, Daniels consideró que, cuestiones como el matrimonio igualitario, «no son derechos sujetos a ser concedidos ni una gracia del Estado, sino derechos que no ha reconocido».

«Tenemos un ejemplo de cómo en la práctica no se reconocen y no existe la posibilidad de exigirlos ante los órganos jurisdiccionales. Pero esos derechos están ahí, constituyen una realidad y una vinculación directa a la dignidad humana. La lucha tiene que ser porque el Estado venezolano reconozca que están ahí. Además de que, en la medida en que no tengamos democracia, este reconocimiento será muy difícil. Esto, ya que estamos bajo un estamento político que es retrógrado y con un discurso falso de apoyo a la comunidad LGBTQ+ porque dice que los apoya, pero no hace nada al respecto».

¿Cuáles acciones correctivas se deberían tomar?

Asimismo, señaló que como para de las cosas por hacer para generar soluciones a esta problemática, están en visibilizar, educar y promover la igualdad de libertades y derechos.

«Lo primero es la visibilización. Por eso es que nosotros apoyamos a todas las ONG por las reivindicaciones del colectivo que entienden que lo primero que hay que decir es que los derechos humanos no tratan sobre pecados ni ideas religiosas, sino de realidades sociales. El colectivo LGBTI es una realidad social y exige actos de justicia. Por ejemplo que, en caso de que en una pareja gay uno fallezca, el otro pueda heredar o decidir si su pareja es desconectada o no en un caso de muerte y no que esta decisión dependa de los familiares», explicó.

«En ese sentido, considero que se trata de una justicia básica y elemental que no puede ser, independientemente de la orientación sexual de nadie, las que hay que hacer ver para entender que todos somos humanos. Hay que educar y combatir muchos discursos anti derechos», aseveró.

Mensaje

Finalmente, y con la finalidad de concienciar a la población, exhortó a actuar y entender este tema bajo el principio de tolerancia y respeto.

«Los derechos humanos nacen precisamente de la necesidad de la tolerancia y del sufrimiento. Todos estos elementos los vemos en la lucha que constantemente tiene el colectivo, justamente por ser renegados y atacados. Una buena parte de la sociedad hace como que no existiera. Entonces lo primero es destacar la humanidad esencial que tenemos todos y los derechos que de ella se derivan», dijo.

«No se puede devaluar la dignidad humana por pertenecer a un colectivo como el del LGBTI. En ese sentido nuestro llamado es a la solidaridad, a defender cualquier campaña y mantener la lucha porque en el ordenamiento jurídico venezolano, no solo haya un reconocimiento de derechos, sino una protección para la comunidad LGBTI», puntualizó.

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver