Bitácora de los jóvenes venezolanos en una cola de gasolina: indignación en un país petrolero

Cada venezolano que sale con su vehículo actualmente, está consciente del esfuerzo que amerita permanecer en una estación de servicio para reabastecer de gasolina cuando le corresponda, si equipa su tanque de manera subsidiada. Los más jóvenes en el país, padecen del viacrucis que es pasar por extensas horas en una cola, donde en ocasiones se desconoce cuándo lograr lo que parece una hazaña.

Referencial / Cortesía
Bitácora de los jóvenes venezolanos en una cola de gasolina: indignación en un país petrolero / Foto referencial

Cuando en otrora se consideraba a los jóvenes como el futuro de un país, hoy son el reflejo de millones que soportan la misma situación al verse en cualquier gasolinera para obtener los litros de combustible que -en ocasiones- imponen a cada beneficiario.

Ahora es noticia: Presumen que incendio en la Escuela de Estudios Políticos de la UCV se inició en la Sala de Computación

Jóvenes venezolanos con previsiones en una cola para gasolina

En el caso de Fabiana Cabrera, se conoció que puede pasar más de seis horas en una cola en el estado Nueva Esparta cuando le corresponde.

Aseguró que con las restricciones aplicadas en las cuarentenas, el combustible le está rindiendo al menos varias semanas. Al llegarse a la estación de servicio va preparada con su provisión alimenticia entre agua, café o algún jugo. Consideró que esto una problemática que debe cambiar.

Por su parte, el joven Keiner Suárez en el estado Bolívar manifestó que otras de las situaciones por las que tiene que pasar quien hace su cola para equipar de combustible su vehículo, son los abusos de quienes irrespetan el orden de la misma.

“Siempre hay muchas cosas que denunciar. Desde quien se está coleando en la fila, hasta cuando hacen las listas”. Acotó que esta situación genera mayor retraso para todos quienes se disponen con sacrificios a recibir la cuota de gasolina que ofrezcan al llegar a la gasolinera.

“Antes de salir de casa vengo preparado. Como joven es importante estar hidratado. Por lo general, es necesario tener agua y a veces hasta el almuerzo”, añadió como parte de su previsión ante las horas de espera.

Igualmente, en el oriente del país, Ricardo Noriega, subrayó que en los días que le corresponde pasa al menos medio día en una cola para lograr llenar de combustible el tanque de su vehículo.

Trata de rendir 30 litros cuando mucho una semana y mayormente hasta le toca andar en bicicleta o camina para hacer sus diligencias. Mientras que está en la cola, cuenta con su respectiva hidratación al menos con agua.

A veces toca pagar más y hasta quedarse varios días mientras se espera

En este sentido Jesús Galbán es otro de los jóvenes venezolanos afectados. Desde el estado Carabobo indicó que se ha visto en la necesidad de comprar la gasolina por encima del precio internacional establecido para su venta legal.

“Me ha tocado comprar la gasolina bachaqueada en los últimos seis meses a $1 el litro. El estado del combustible me ha dañado la pila de la bomba del carro en repetidas oportunidades. Todo ha sido bastante nefasto”, denunció.

Asimismo, lamentó que se registren colas de varios días, pues no es reflejo de lo que fue un país petrolero.

“Me han ofrecido el litro de gasolina hasta en tres dólares. Afortunadamente en estos seis meses he podido conseguir a quienes me la vendan en $1. Me imagino que estas personas consiguen esta gasolina en las bombas con las denominadas “palancas” en las estaciones de servicio. Pero ya es un abuso que se venda incluso en $4.

Referencial / Cortesía
Foto referencial – Vía web

Mientras, en el estado Lara, otra persona consultada por Todos Ahora destacó que cuando acude a surtir de gasolina su vehículo, va con la mentalidad de quedarse.

“A veces no sabemos cuánto tiempo podemos quedarnos en cola. Pueden ser tres o cuatro días, incluso podemos quedarnos hasta la semana completa. Por ende, tengo que traer alimento de la casa o a veces comprar en algunos negocios”, explicó Miguel Mendoza. “Para ahorrar la gasolina, solo salgo a hacer lo necesario, de placer ya no se puede”, enfatizó.

Cuando se estudia y trabaja a la vez sin contar con gasolina o al menos con efectivo para pasajes

En el estado Carabobo la situación no deja de ser distinta. Omar Contreras es estudiante y a su vez trabaja. Consideró como lamentable la situación, pues es un arduo sacrificio lo que hace para ayudar a sus padres con el tema de la gasolina. Su padre puede estar hasta cuatro días en una cola en la entidad.

Como muchos venezolanos, necesita que esta situación mejore. Porque, aunque también utiliza pocas veces el transporte público, no puede pagarlo por la falta de efectivo.

La situación se acentúa en todos los rincones del país. Hasta la fecha no se conoce versión por parte de la administración de Maduro en volver a paliar al menos de manera momentánea la crisis con la gasolina. Un hecho que golpea a cada habitante, incluso a quien no cuenta con un vehículo propio.

Las denuncias sobre la escasez de la gasolina son constantes, así sea para obtenerla en una bomba a precio internacional. Se torna cada vez más evidente la indignación de un pueblo que se manifiesta agotado, en un país petrolero.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver