Alcabalas causan dificultades a los habitantes de El Junquito

Alcabalas en El Junquito ocasionan que muchos de habitantes del sector tengan que madrugar y exponerse a la inseguridad; para poder salir de sus casas y de la zona, para ir a trabajar o estudiar.

Las restricciones de implementadas por el gobierno para reducir la movilidad de los ciudadanos, se han convertido en un dolor de cabeza para los habitantes de esta parroquia de la capital venezolana.

Ahora es noticia: Por el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama: Obelisco de Altamira se iluminó de rosa

Alcabala en el Junquito
Alcabalas

Alcabalas piden salvoconductos

En estos puntos de control les piden a cada uno de estos salvoconductos o permisos que justifiquen su movilidad; a pesar de que no muchas personas logran obtenerlos en sus empleos, dependencias o trabajos; porque estos no son parte del esquema de empresas prioritarias para mantener sus puertas abiertas en semanas radicales

La mayoría de los habitantes de la zona que deben salir y no tienen permisos, se ven en la necesidad de madrugar y exponerse ante el peligro para evadir las alcabalas y no ser devueltos a sus casas.

Tanto las personas que tienen carro como las que no, salen a tempranas horas de la madrugada. Algunos corren con la suerte de encontrarse con otras personas mientras caminan y deciden bajar en grupos, pero otras no tanto; deben caminar rápido para no ser robados.

Madrugar es un beneficio y un peligro que asumen a diario debido a las alcabalas en el Junquito

Además, según los comentarios de los residentes, salir a esa hora no solo los beneficia en eludir las alcabalas en El Junquito, sino que también evitan las colas de una o dos horas que se forman por este mismo inconveniente.

Sin embargo, los riesgos que corren son muy altos. Aun así, ellos prefieren seguir exponiéndose antes que faltar, ya que muchos de ellos se mantienen día a día con lo que trabajan y otros no quieren perder su empleo o cupos en lo que estudian.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver