Activista LGBT+ venezolano: “No existimos jurídicamente en el país”

Jau Ramírez es director del movimiento de activistas Somos, ubicado en el estado Mérida. Con su labor se encargan de luchar por la inclusión y la defensa de los derechos civiles de los miembros de la comunidad LGBT.

Esta organización cuenta con áreas de documentación, orientación, investigación, formación, acompañamiento legal, psicosocial, feminismo. También tienen un área de activismo que es su principal motor para brindarles un impulso a esta defensa. 

Ahora es noticia: Policías de Barinas robaron al presidente de la Fundación de DDHH de los llanos

En el mes del orgullo gay, Ramírez indicó que el estado no da una respuestas a sus solicitudes acerca de hacer legal el matrimonio igualitario en el país. «Recordamos que el pasado 19 de mayo se aprobó en la Asamblea Nacional un acuerdo para mitigar el impacto de la COVID-19 en la comunidad en una barrabasada por parte de diputados de Primero Justicia se introdujo un parágrafo que defiende el artículo 77 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en donde el estado protege el matrimonio entre un hombre y una mujer por ende no se puede aprobar el matrimonio entre iguales, expresó el activista». 

“No existimos jurídicamente en el país», denunció el activista 

El director del movimiento aseguró que en Venezuela, seas o no seas parte de la comunidad LGBT es un tema que recae en el colectivo. Puso como ejemplo la segregación racial en Estados Unidos, en donde hay una frase clave que dice: «El asunto negro, no era un problema de los negros, sino de los blancos porque ellos son quienes ejercen el dominio y la fuerza”, comentó. 

Explicó que es importante hacerle entender a la sociedad que los integrantes de la comunidad LGBT son personas al igual que los heterosexuales, hermanos y compañeros de trabajo. Es por eso que no debe de existir hechos de violencia como homofobia o transfobia.

En este sentido se refirió al caso de Jorge Granados, un joven en el estado Bolívar que fue golpeado por su homosexualidad.

Recordó que a partir del 2017 ha existido un aumento de violencia en el estado minero. Además señaló que en Lara, Zulia, Caracas y Mérida se puso en práctica un patrón de violencia. Este consistía en dispararle desde un vehículo en movimiento a las trabajadoras sexuales trans. 

Culminó aconsejando a la sociedad para que comprendan que no deben juzgar a nadie por su preferencia ni orientación sexual. Agregó que las herramientas para conseguir eso sería utilizando políticas en todos los flancos, sistema de educación,  políticas de sensibilización dentro de los sistemas de salud públicos y en los medios de comunicación.  

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver