A 300 años de su fundación: UCV de la luz a las sombras

El 22 de diciembre del año 1721 se fundó la Universidad Central de Venezuela (UCV), un proyecto de estudio que se convertiría en referente internacional por su calidad académica.

Fedehu
Foto: Cortesía

El nacimiento mismo de la Universidad de Caracas -como se llamó inicialmente- representó uno de los acontecimientos de mayor importancia de todo el periodo colonial venezolano.

Ahora es noticia: 69 años del Estadio Olímpico de la UCV

¿Cómo pasó a ser la UCV?

Asimismo, este proyecto se ejecutó a través de la aplicación de la orden real de Felipe V de España, quien para ese entonces la declaró “Universidad Real de Caracas”. Por lo cual, se le atribuye el título de la institución de educación superior más antigua del país.

Un año después, el 18 de diciembre de 1722, mediante la Bula Apostólica de Inocencio XIII, se convirtió en Pontificia y pasó a llamarse oficialmente “Real y Pontificia Universidad de Caracas”. No es sino hasta el año 1827 cuando pasa a tener su nombre actual. Esto gracias a las gestiones y reformas llamadas “Los Estatutos Republicanos de la Universidad Central Venezuela en 1827″, realizadas por el Doctor José María Vargas en su cargo como rector.

Entre muchos elementos, la UCV debe su reconocimiento por hechos notables que ocurrieron en sus aulas y laboratorios. Uno de ellos fue la creación de la vacuna para la lepra inventada por el nominado a premio Nobel, doctor Jacinto Convit.

Asimismo, en el año 2000, las Naciones Unidas otorgó a la Ciudad Universitaria, sede de la UCV,  el nombramiento de Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la Humanidad.

También, para el año 2016 la UCV ocupaba el puesto número uno entre las universidades del país y el 18 en América Latina. Esto según un estudio realizado a continental por el QS World University Rankings.

De la luz a las sombras

Todo lo anterior señala a la UCV como un hito histórico de Venezuela. Sin embargo, dicha historia se ha visto empañada en los últimos años. Esto por el deterioro, la deserción de estudiantes y profesores, hechos violentos, delincuencia y una reiterada denuncia de negativa de presupuesto a causa de diferencias políticas.

Y es que hoy, día de su aniversario, más que razones para celebrar, los ucevistas tienen reclamos y motivos de protesta. Entre hurtos, desidia, atentados con explosivos a sus salones y laboratorios, lo que una vez fue la universidad número uno del país, ha venido quedando en el pasado.

Así también lo demuestra el desplome del techo del pasillo frente a la Facultad de Humanidades y Educación, el pasado 17 de junio. Además, de las promesas sin efecto del Estado para contribuir a su restauración.

Con sentencias inconstitucionales como la 0324 emanada del TSJ, se ha pretendido vulnerar su autonomía, como también su libertad y existencia. Sin embargo, hoy, a 300 años de su fundación, lo más importante de ese patrimonio nacional llamado UCV, sigue siendo su gente y sus ganas de seguir haciendo historia del país.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver