domingo, diciembre 8

No hay luz, Me robaron la cámara, Ante el 20 de Mayo: Reacción

Ayrton Monsalve
@AyrtonVE

Luego de un tiempo en el que he venido expresándome a través de otros medios, utilizando nuevas herramientas para hacer llegar siempre mis posiciones,  he decidido recurrir a esta trascendental forma de comunicación para dar a conocer mi postura formal sobre el fraudulento evento del 20 de mayo de 2018.

El régimen que gobierna Venezuela galopa hacia una sola dirección: Consolidar un modelo totalitario en el que las garantías del goce de los derechos humanos, civiles y políticos queden plenamente subordinadas a la voluntad fáctica de un tirano cuya única opción es mantenerse en el poder para evitar su encuentro con la justicia a la cual debe rendir por los crímenes cometidos durante su mandato, no solo el sino la cúpula que complacientemente le acompaña y a costa de la sangre y el dolor de millones de venezolanos, disfruta de lujos, privilegios y socava las bases de la República.

Al Gobierno de Nicolás Maduro se le agotan las últimas reservas de legitimidad, que pese a al haber estado sometido a numerosos cuestionamientos e interpelaciones que pudieron ponerle fin mucho antes, este con la manipulación de las instituciones y los Poderes Públicos logró evadirlos hasta llegar a la fecha en la que no existe posibilidad alguna para justificar su permanencia en el poder: El 2018.

Es el 2018 el año en el que de acuerdo a la Constitución se deben celebrar elecciones presidenciales en nuestro país, sin embargo el régimen se rehúsa a  llevarlas a cabo tal como lo exige la ley al verse desfavorecido en la opinión pública y al no concebir a la alternabilidad y la institucionalidad, entre tantas otras costumbres que deben regir la vida política

Es un año en el que no vale ningún tipo de sentencias por parte de la camarilla partidista que se hace pasar por Tribunal Supremo de Justicia, así como en el que mucho menos tiene ningún carácter vinculante lo que pueda decir la no reconocida por el mundo “Asamblea Nacional Constituyente”, quien de forma osada fue la que ordenó al para nada independiente Consejo Nacional Electoral, iniciar el rodaje de la película en la que se pretende coronar a Nicolás Maduro como tirano de Venezuela

Por su parte, para que exista una trama dramática y el protagonista luzca triunfador, el régimen ha planificado la participación de personajes que además se tomen la tarea de sumar mayor audiencia, esa que no han podido garantizar ni con escandalosos colores, como los que llevan las pintas de Delcy Rodríguez, e individuos fracasados del mundo artístico –  Roque Valero, Winston Vallenilla, Roberto Messuti y unos cuantos más.

Sin embargo estos personajes dentro del reparto de la obra dirigida por Tibisay Lucena y producida por “Miraflores Productions” tendrán el papel de paladines de la democracia, teniendo que mostrar con sacrificio que son capaces de derrotar al heredero de Chávez, para finalmente terminar admitiendo que el oficialismo terminó siendo mucho más grande y así aceptar su derrota, tal como incluso durante el casting celebrado en medio de las elecciones a gobernadores lo afirmó Henri Falcón, razón por la que fue visto por los cazatalentos como un potencial candidato para el segundo papel principal de la obra, siendo él junto a Javier Bertucci muy bien recompensados, quizás con algún cargo que “benevolentemente” les ofrezcan y “por Venezuela” estos acepten,  solo si logran vender todas las entradas para la función del 20 de mayo, las cuales por más que intentan promocionar a través de distintas estrategias – amenazas, cajas clap, chantajes y bonos de hambre – no logran llenar “el palco electoral”

Ante todo esto, los venezolanos tenemos una gran oportunidad de desenmascarar a la tiranía y sus cómplices, profundizar nuestra cultura democrática dando a entender que no es lo mismo Votar que adquirir una entrada a un espectáculo de mala calidad, que nos coloca en la posición de audiencia bajo una responsabilidad de culpa por ver cómo ante nosotros, en caso de que asistéramos, de forma irrisoria e ilegítima se pretende renovar el mandato de Nicolás, mientras que aquellos que hoy proponen participar terminan arrastrándose ante él, cumpliendo con su papel y las líneas del libreto.

Frente lo narrado y expuesto, depende es de los venezolanos producir una escena distinta al final que el régimen pretende dar, pues nuestra puesta en escena es incluso después de los créditos – acción realmente fulminante  e inesperada para los rojos libretistas – ya que así como Deadpool 2 no será estrenada en Venezuela, debemos lograr que Nicolás Maduro 2 tampoco tenga estreno en el mundo y ello solo será posible con un reparto cuyos valores estén enmarcados en la democracia, el rescate de la República y la libertad y sin importar donde se encuentren, desde sus espacios, hagan lo que fuere para colocarle un fin a la peor saga de nuestra historia

UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más contenido