miércoles, agosto 21

La Secta del Poder – Por José Domingo Blanco

José Domingo Blanco

¿El pueblo le tiene miedo a Maduro o, por el contrario, Nicolás le tiene miedo “a su pueblo”? Es la pregunta inevitable que me formulo, luego de escuchar las declaraciones de la Embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, quien dijo que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y, el de Venezuela, Nicolás Maduro, viven con miedo a su propio pueblo. Fue incluso enfática al exigirle a la comunidad internacional mayor atención a lo que sucede en Nicaragua, so riesgo, de que ese país centroamericano termine como Venezuela. Para la embajadora Haley “Daniel Ortega y Nicolás Maduro están cortados con la misma tijera. Ambos son alumnos de la misma ideología fallida. Y ambos son dictadores que viven con miedo a su propio pueblo”.

Sí, en algo tiene Haley razón: Ortega y Maduro son miembros devotos de la misma secta ideológica y fieles practicantes de sus principios. De eso, no tenemos dudas. Pero, ¿de verdad ustedes creen que Nicolás o Daniel le temen al pueblo, hambriento, disminuido, golpeado, perseguido y sometido que está aplastado bajo el peso de sus tiranías? ¿Acaso la dictadura venezolana no ha logrado infligir el suficiente dolor, miedo y miseria como para que este régimen despótico gobierne a sus anchas? ¿Creen que un mandatario con miedo a su pueblo decretaría unas medidas económicas como las que está aplicando y que, contrario a lo que debería esperarse de unas acciones para sanear la economía, han terminado de propulsar la hiperinflación y el quiebre de nuestro país?

Son otros tiempos. En Venezuela no se produce una implosión social porque el régimen dictatorial encontró el antídoto contra la democracia y el Estado de Derecho y, a pesar de que el antídoto está en etapa experimental, los resultados son prometedores. Sobran las pruebas. Logramos un nuevo récord hiperinflacionario: los precios subieron 223,1% en agosto…Se prevé que la inflación llegará a cuatro millones por ciento. Se profundizará la grave crisis de pobreza a niveles nunca vistos y pese a que tendremos más huida y estampida de venezolanos, sin rumbo definido, Nicolás se empotra en el poder regocijándose de sus logros.

¿Le tiene miedo Nicolás a los venezolanos que seguimos en el país? No lo creo. Porque sus actuaciones, no son más que las acciones de un tirano apoyado por sus secuaces, convencidos de que tienen al país bajo su absoluto control. Este régimen opresor acumuló, además, lo que les permite su permanencia en el poder:  muchos cómplices oportunistas que escogieron lo que para ellos reporta mayores ganancias. Y ahora son parte de esa nueva casta con acceso ilimitado a los beneficios VIP que la dictadura ofrece como recompensa a quienes son leales. Una coima mucho más generosa y multimillonaria que los Clap y los bonos de la Patria; pero, coima al fin, con la que la sociedad de cómplices enjuaga los conatos de arrepentimiento, remordimiento o culpa. Unos nuevos requisitos son exigidos a quienes facilitan la permanencia de Nicolás en el cargo: poca moral y mucha hipocresía. Hay que aparentar que, desde las trincheras opositoras, se lucha contra el tirano; cuando, a escondidas, en la intimidad de sus acuerdos, ocurre todo lo contrario.

Y mientras el país se vacía de venezolanos, de talentos, de recursos y de esperanzas, nuestros países vecinos se reúnen alarmados ante un éxodo sin precedente, como todo lo que en los últimos 20 años viene ocurriendo en nuestra tierra. Con o sin Maduro, Venezuela representa mucho para el concierto de países vecinos. Sin embargo, siento que a la declaración de Quito le faltó contundencia, y que se quedó tan sólo en un exhorto más. Maduro nuevamente se burla; “¿cuál crisis migratoria?”. Porque, según él, es al revés: son los peruanos o los colombianos los que quieren venirse a vivir a este nuevo paraíso llamado Venezuela. Y la dictadura sigue su sangriento paso frente a los imperturbables ojos de la comunidad internacional. Los líderes en su texto exhortan al Gobierno nacional para que tome de manera «urgente y prioritaria» las medidas necesarias para la provisión oportuna de documentos de identidad y de viaje de los venezolanos; pero, no le exigieron a Nicolás, por ejemplo, elecciones libres o su carta de renuncia al cargo, valiéndose de la cantidad de delitos que pudieran hacerlo acreedor de un juicio en el Tribunal de La Haya.

Caemos de nuevo en esa vasta sociedad de cómplices, la cual está compuesta por la élite de la clase dominante de la misma sociedad; que, para conservar su estatus, enceguece ante las atrocidades del poder, tanto en dictaduras como en pseudo democracias. Es complicidad a cambio de beneficios. Los integrantes de toda sociedad de cómplices, por lo general, se hacen llamar neutrales, y actúan con total indiferencia, frente a las reiteradas violaciones del Estado de Derecho y las ilegalidades cometidas por los que detentan el poder. Sus miembros son recompensados por los regímenes despóticos, y lo único que se les exige es quedarse callados. Incluso, la sociedad de cómplices llega a apoyar al régimen dictatorial con argumentos moralmente cuestionables. Renuncian a la integridad, a los principios y a los valores. Claudican ante el poder y se entregan, desmedidos, engolosinados y rebosantes, al disfrute de las ganancias que obtienen.


Sigue al periodista venezolano José Domingo Blanco en sus redes sociales:

TwitterInstagram
Summary
La Secta del Poder -  Por José Domingo Blanco
Article Name
La Secta del Poder - Por José Domingo Blanco
Description
Echa un vistazo al nuevo artículo del periodista y locutor venezolano José Domingo Blanco, llamado 'La Secta del Poder'
Author
Publisher Name
Todos Ahora
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más contenido