miércoles, junio 19

La crisis humanitaria compleja que afronta Venezuela podría terminar en una catástrofe

Foto: A punto en linea

Redacción: Todos Ahora

Caracas – El diputado William Barrientos, miembro de la Comisión de Desarrollo Social del Parlamento, informó este marte 04 de junio que 3.500 pacientes venezolanos están en riesgo de muerte a causa de la suspensión del programa de trasplantes.

Durante la sesión en la asamblea con motivo de la emergencia humanitaria compleja que pone el énfasis en la catástrofe nacional, el diputado Barrientos señaló, «Se robaron 10 millones de euros al romper el convenio con el gobierno de Italia en 2018», y que además, aseguró que la actual crisis que afronta Venezuela se debe a que el régimen de Nicolás Maduro ha, «despilfarrado 200.000 millones de dólares».

En su intervención el asambleísta hizo énfasis en el que régimen no quiere que los medios accedan a la Palacio Legislativo para que los venezolanos no sepan que, «7 millones de ciudadanos requieren ayuda porque están en pobreza extrema, 11,8 millones viven con sueldo mínimo que solo les permite comprar 5% de la canasta básica, 6,9 millones no pueden adquirir medicamentos y 324.000 niños están en hogares en estado de vulnerabilidad y han desarrollado desnutrición leve, moderada o grave, que les imposibilitará incorporarse al proceso productivo y de desarrollo de la nación».

Por último, el diputado expresó que, «La crisis humanitaria compleja, que reconoce la Organización Mundial de la Salud, podría terminar en una catástrofe humanitaria. Venezuela es una tierra arrasada, no hay discriminación para la muerte», además indicó que han muerto en el país por falta de insumos médicos 4.809 pacientes renales y cada día mueren en el país un promedio de 25 niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más contenido