miércoles, junio 19

Guaidó y el tipo de la capucha gris.

Autor: Luis Poletti

El día de ayer entre risas, memes y hasta un challenge, se vivió una realidad que a los ojos de la mayoría pareció pasar desapercibida. Una realidad con tanta verdad que me recuerda a una frase del principito que reza así: “lo esencial es invisible ante los ojos”.

Hemos visto como se construyó un líder político desde las sombras, un chamo que asumió una responsabilidad muy grande, tan grande como su capacidad de rodearse de asesores que -parece que al fin- conocen y han dado con la estrategia adecuada.

Un discurso genuino, corto y preciso. La mayoría del tiempo con una chaqueta simple, pocas corbatas pero siempre con vestimenta acorde a la de un presidente del Parlamento. Un joven que por primera vez le hizo entender a Venezuela que no hace falta buen verbo para hacerles creer en el país que soñamos.


Es aquí entonces dónde nos damos cuenta que estamos creyendo, teniendo fe y pusimos las esperanzas sobre unos hombros con poco más de 30 años de edad. Esto lo digo con base, porque en el pasado otros líderes se han “reunido” y rápidamente perdimos la fe. Una vez más el gobierno utilizó su mejor carta, manchar la imagen del líder del momento, pero la realidad es que ayer se marcó un hito en el país, hemos sido testigos de un pueblo que se burló de unas imágenes que aunque fuesen ciertas la gente confía en que Juan no va a traicionar el apoyo de todo un país.

Incluso me voy a atrever a suponer, ¿creen que si Guaidó se reunió con Diosdado la gente dejaría de creer? Pienso que ayer se le dio respuesta a la pregunta, Venezuela entendió que hay que confiar en el liderazgo que nos devolvió la esperanza. Pero ¿saben que es lo más increíble de esto? Que este chamo en 21 días logró lo que las generaciones pasadas no lograron en 20 años. Y si, se que estas pensando “Luis esta es una coyuntura particular, bla bla bla” pero no, no me refiero al cambio, me refiero a que el pueblo le demuestre confianza y deposite su fe en un solo liderazgo que consolide el camino que nos lleve a la recuperación del país.

Juan lo logró, y no me refiero a ser presidente, me refiero a devolverte la fe.

Mis respetos y afectos a Juan y a su equipo. ¡Venezuela está con ustedes!

Fotos: Isabella García-Ramos. IG: @isagarah

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más contenido