viernes, julio 19

Detenciones, amenazas y censura sobre periodistas en eventos del 4A en la Av. Bolívar

Once periodistas que daban cobertura informativa a los eventos conmemorativos del 4 de agosto (Día de la Guardia Nacional) en el que presuntamente se perpetró un intento de magnicidio en contra de Nicolás Maduro fueron detenidos, amenazados y obligados a borrar todo el material audiovisual recabado durante el desarrollo de este evento.

Édgar Cárdenas secretario de organización del Colegio Nacional de Periodistas seccional Distrito Capital, agregó que los periodistas fueron detenidos ‘‘sin razón alguna; siendo además amenazados y obligándoles a borrar el material grabado durante la cobertura de los hechos; lo que demuestra que estamos en presencia de un Gobierno que no cree en la libertad de prensa, lo que se traduce en un grave atentado contra las libertades de expresión, prensa e información’’.

Estas acciones por parte del régimen de Nicolás Maduro representan una violación sistemática al ordenamiento jurídico venezolano, y a las normas de derecho internacional ratificadas por Venezuela, todo ello debido a que se cercena el derecho a la información de los ciudadanos venezolanos y además se constriñe al periodista en el ejercicio de su labor.

Además de ello la persecución y el amedrentamiento constante contra periodistas – rasgos característicos de este régimen- fueron aplicados hacia los once periodistas detenidos, y todo ello se puede evidenciar en el hostigamiento y en el abuso de poder utilizado para obligar a los 11 periodistas a borrar todo material audiovisual recopilado durante los eventos en la avenida Bolívar.

Hasta el momento ninguna instancia de carácter internacional y/o regional se ha pronunciado sobre las violaciones de los derechos humanos de estos profesionales de la información. Solo el Secretario General de la OEA publicó el día domingo 5 de agosto a través de su cuenta oficial en la red social twiter que la «Nula credibilidad del régimen de Maduro impide saber la verdad de lo ocurrido».

Este último aspecto es una expresión de la desinformación, la ausencia de medios independientes, y la inexistencia de garantías de seguridad para el ejercicio profesional del periodismo y del periodismo ciudadano en Venezuela, todo ello debido a que el monopolio de la información desde el Sistema Nacional de Medios Públicos ocasiona un cuestionamiento de la información oficial que difunde el gobierno venezolano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más contenido