Volver
Xenofobia

Xenofobia como un virus más peligroso que la COVID-19

La COVID-19 fue una de las mayores sorpresas a nivel internacional, causando efectos nada alentadores en las proyecciones de la economía mundial. Lo cual llevó a una paralización de la producción en diversos países del mundo especialmente en Latinoamérica. Con una disminución de los puestos de trabajo, porque diversos locales y empresas han tenido que cerrar sus puertas o trabajar con el mínimo de personal para poder mantenerse a pesar de esta paralización mundial.

Lo mencionado anteriormente generó que los migrantes en todos lados del mundo hayan visto más cuesta arriba mantenerse en países que no son los de su origen. Ya que no es un secreto para nadie que el trabajo como migrante es muy complejo en sus inicios. Hacia los venezolanos radicados en otros países en los que hay alta xenofobia como en Perú, Ecuador o Colombia, mantener un trabajo normalmente no es fácil. Menos en tiempos de coronavirus con una crisis económica que hace complicado llegar a mantener un trabajo que ofrezca sustento suficiente para empezar de cero en un país extranjero.

Ahora es noticia: EllosTienenDerechos, la campaña con la que piden respeto para los migrantes en Colombia

Esta es la realidad que viven muchos venezolanos en la región. Hoy más de cinco millones de ciudadanos se encuentran fuera intentando huir de la Emergencia Humanitaria Compleja que vivimos. Como si esto de ser migrante o refugiado no fuera suficiente se encuentran con discriminación y xenofobia que muchas veces frustra su esfuerzo de lograr una vida mejor para ellos y sus familiares.

Coronavirus y xenofobia

Así mismo, producto del coronavirus, muchos se han quedado sin trabajos para mantenerse. Por ende tampoco pueden costear una vida fuera de sus fronteras asumiendo gastos de servicios públicos y de arriendo. Por estas razones muchos de los denominados “caminantes” tuvieron que hacer un esfuerzo para regresar a Venezuela.

Debido a que producto de la intolerancia, la xenofobia, la discriminación, y en gran medida por la falta de políticas para la protección fueron desalojados. Esto no solo afecta a los migrantes, también a los habitantes de los países de la región para prevenir que sucedan desalojos, amenazas, persecución y actos de violencia hacia personas que no tienen como pagar un mes de alquiler. Cómo consecuencia de la grave crisis económica producida por este virus.

Regresan a pie

Actualmente, muchos de los Venezolanos que desean regresar a su país natal, lo están haciendo por tierra. Arriesgan su vida y la de los demás habitantes de las regiones, por la covid-19.

No tienen donde dormir ni cómo llegar a la frontera con Venezuela. Por ello, se agrupan en lugares para dormir sin el distanciamiento adecuado (incluso en la embajada de Venezuela en Chile por ejemplo). Por lo que pueden contraer y contagiar el coronavirus mucho más rápido en estas circunstancias.

Es importante recalcar que esto sucede por tres razones. La primera es porque emigran de su país de origen por la EHC, la segunda es que las condiciones en los países receptores no están dadas para la cantidad de migrantes y la tercera, y una de las más importantes, la xenofobia y discriminación que existe antes de la pandemia y causa más daño que esta.

¿Qué se está haciendo al respecto?

En Colombia, donde hay al menos un millón y medio de Venezolanos, varias alcaldías están colocando a disposición varios autobuses para llevar a estos habitantes a la frontera. Además el presidente Iván Duque emitió el decreto 579 que impide el desalojo de cualquier habitante de Colombia sea o no Colombiano hasta el 30 de Junio.

Como lo relata este portal web, citando a Duque: “ Este establece que, desde el 15 de abril hasta el 30 de junio se suspende la orden o ejecución de cualquier acción de desalojo. Incluidos aquellos casos en los que el plazo de arrendamiento y/o su forma de pago se haya pactado por períodos diarios, semanales o cualquier fracción inferior a un mes”.

Sin embargo, muchos Venezolanos se encuentran en posadas o habitaciones sin contrato y sin ningún tipo de garantía legal. Esto como consecuencia de que puede que hayan llegado hace poco a territorio colombiano y por ello no hayan podido ni siquiera normalizar su situación legal o financiera. Lo cual los ha hecho víctimas de desalojos forzándolos a regresar a su país de origen.

Sociedad civil ayuda

Muchas organizaciones de la sociedad civil como el “Grupo Integral de flujos Migratorios” en conjunto con la OIM y ACNUR han activado planes. Estos sirven para proveer de alimentos y productos básicos a los Venezolanos en Colombia específicamente. Además de la Embajada de la Presidencia Encargada en dicho país ha hecho lo mismo. Todo a fin de no tener que forzar a los refugiados a regresar y poner en peligro sus vidas y su estabilidad.

Conclusión

Esta es una muestra de lo que puede ocasionar la intolerancia y la xenofobia en nuestra población. Además de lo que ocurre cuando se desarrolla una crisis de esta índole.

Sin embargo esto es algo de lo que los gobiernos deben hacerse cargo, en especial los Estados que han sido receptores de migrantes como lo han sido Colombia, Ecuador, Perú y Brasil con los Venezolanos.

Para hacer frente a esto no es sencillo, ya que hay países que sin estas condiciones y siendo del primer mundo no han podido controlar la pandemia. Tal como lo ha sido España por ejemplo.

La única manera de abordar esto es a través de políticas públicas en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil organizada. Promoviendo desde el gobierno nacional la ayuda, tanto de organizaciones como particulares, para este grupo vulnerable de la población. También siendo bastante enfáticos como lo ha sido el Defensor del Pueblo de Colombia. Sobretodo con respecto al regreso de los migrantes que debe ser netamente voluntario y por ninguna circunstancia se deben propiciar las condiciones para el regreso del refugiado. Ya que esto va en contra del principio del Derecho Internacional de la “No devolución” de los refugiados.

Llamado a la erradicación de la xenofobia

Finalmente, es admirable la acción por parte del Gobierno Colombiano y en especial de la Defensoría del Pueblo para ayudar a los migrantes. No obstante debe haber una mayor articulación con la población y organizaciones de la sociedad civil organizada para reforzar y causar más impacto positivo en este grupo vulnerable. Que esto lo lleve a permanecer y no dejar el país a la fuerza.

Desde mi perspectiva no es solo la acción gubernamental y organizada la que va a llevar a la sociedad a ser más consciente. Es la acción de los ciudadanos para prevenir la xenofobia, de parte de los migrantes. Mediante no realizar actos que difamen su nacionalidad. De parte de los nacionales siendo más inclusivos, menos discriminatorios. Además entendiendo que todos somos ciudadanos del mundo y que en algún momento a todos podemos estar en la posición de “refugiado”. Sobretodo por culpa de gobiernos ineficientes, violadores de Derechos Humanos como el Venezolano.

Por eso se huye de las dictaduras en búsqueda de una mejor calidad de vida, por ello emigrar debe ser un derecho, no debe causar xenofobia y mucho menos debe ser visto como un delito.

¿Te gustó lo que leíste?

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!