Universidades privadas afrontan el reto de impartir clases virtuales

La emergencia mundial por la COVID-19 obliga a las universidades privadas de Venezuela a reinventarse. Esto a fin de poder adaptarse al escenario de crisis generalizada en la que está sumergido el país y que se agudiza con la pandemia.

Desde el pasado 13 de marzo, cuando el régimen de Nicolás Maduro decidió suspender las clases en todos sus niveles, las universidades más importantes de Caracas han tenido que hacer cambios abruptos en sus cronogramas. A la vez de optar por distintas modalidades de aprendizajes.

Ahora es noticia: Sistema educativo venezolano en cuarentena es prioridad para la AN

Este es el caso de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), la Universidad Metropolitana (Unimet) y la Universidad Monte Ávila (UMA). Estas implementan medios digitales masivos de envío y recepción de información para seguir con sus actividades académica

¿Cuáles son los métodos usados por la UCAB?

En una resolución emitida por la Universidad Católica Andrés Bello, la institución afirmó que posee herramientas de alta calidad para el desarrollo de las cátedras a distancia.

La UCAB pone a disposición de sus estudiantes, plataformas virtuales como Aula Digital, Módulo 7, Blue Button y Zoom. Sin embargo, están conscientes de las limitaciones de conectividad en diversos sectores del país, que afectan tanto a estudiantes como profesores. Para este fin, han propuesto que sus sedes sean centros de apoyo para la conexión entre docentes y estudiantes que presenten mayores dificultades. 

“Las actividades han sido bastante regulares. No hemos parado de ver clases. Las medidas tomadas por los profesores y autoridades son muy efectivas”, comentó Andrea Dávila, estudiante del tercer año de Comunicación Social de la Universidad Monte Ávila.

¿Qué pasa con la adaptación virtual de la Universidad Santa María?

Sin embargo algunas universidades privadas presentan mayores dificultades que el resto. Un ejemplo de ello es la Universidad Santa María. En esta institución, las autoridades universitarias no han hecho pronunciamiento alguno respecto al tema de adaptación a la educación virtual.

Ante esta circunstancia, los alumnos de las distintas facultades, exigieron que se les permita avanzar con el periodo académico 2020-1. La solicitud la hacen a través de sus representantes estudiantiles, quienes se han mantenido constantemente en reuniones para buscar acuerdos y promover acciones que permitan la continuidad de los cursos académicos.

Por otra parte, Daniel Maldonado, consejero universitario de esta casa de estudio aseguró que, cuando se adopte un sistema de educación virtual, los estudiantes deberán asumir el reto que implica debido al contexto venezolano.

“Hay estudiantes que no tienen acceso a internet, ni poseen teléfonos inteligentes y las fallas eléctricas empeoran aún más la situación”.

También resaltó la necesidad que tienen las facultades de Ingeniería, Arquitectura y Odontología, cuyos programas académicos exigen evaluaciones prácticas son obligatoriamente presenciales.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver