Un vistazo al ámbito legal y psicológico de la adopción en Venezuela

La adopción en Venezuela es un tema complejo que se puede agudizar dependiendo del trabajo de cada ente intermedio para lograr la acogida del menor. De acuerdo con Proadopción, las personas que desean adoptar en el país, deben cumplir con unos parámetros que son obligatorios. 

Adopción en Venezuela

Es importante demostrar el estado civil de la persona. Si es casado llevar su acta de matrimonio, carta de soltería, documento de viudez o divorcio, tal como lo amerite el caso. Además de otros documentos para poder cumplir con lo requerido. 

Dentro de los recaudos se exige la constancia de trabajo y una capacidad económica, sin embargo, de acuerdo con la ley, establece que por situación económica no pueden negar un procedimiento de adopción, pero es determinante evaluar la situación de la persona para saber si realmente puede costear los gastos del menor. 

Ahora es noticia: Recolección de desechos a cuentagotas y sin equipos de bioseguridad (I)

“Las personas deben estar activas laboralmente, no es una limitante, pero la situación económica es importante”, explicó la trabajadora social de la Asociación Civil Proadopción que pidió no ser identificada.

La representante hizo énfasis en que se necesitan más programas de fortalecimiento familiar, que a pesar de que está en la Constitución, esto no se ejecuta y agrava el proceso de comunicación y formación de las personas que desean adoptar.

Proceso de adopción: ¿qué se necesita? 

La persona lo primero que debe hacer es consignar sus documentos y luego deben participar en un taller para el fortalecimiento de la adopción. En este día se les explica todo lo que deben hacer ante el trámite de adopción. 

Es obligatorio que las personas asistan a este taller para recibir la llamada e inicien las evaluaciones psicosociales por parte de los solicitantes; en este aspecto se evalúa lo económico, legal, social y psicológico. Cada especialista deberá evaluar y mostrar los resultados ante un juez. 

Por otra parte, la persona debe mostrar una carta con sus razones explicativas para querer adoptar, entre ellos las características entre edad y sexo del niño que desean tener. “No hay raza que los distinga, no se llevan al blanco o al moreno. Solo se diferencia entre sexo y edad”, dijo la trabajadora. 

En la misma línea, resaltó que estos niños se encuentran en entidades de adopción –casa hogar- donde evalúan si los niños son adoptables o no, esto se refiere a que hay niños que no son adoptables, ya que están en casas hogares, pero sus familiares los visitan constantemente. 

“No deberían estar en ese lugar, porque todo niño tiene derecho a una familia, aquí deben hacer una modificación en las leyes”. 

Resaltó que estos niños no adoptables pasan sus días en estas casas porque sus padres no tienen un hogar o una situación económica estable, sin embargo, son visitados. 

Un anhelo que se convierte en encrucijada 

“Hay muchas casas hogares, pero no sabemos si todas están funcionando”. Pero de acuerdo con lo que indica la ley, los trabajadores se dedican a evaluar a estas personas y ubicar a los padres biológicos para informarles sobre el proceso de adopción de los hijos. Proadopción trabaja con el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), el Consejo Nacional Electoral (CNE) y los consejos comunales para contactar a los padres. 

Esto depende de quienes aparezcan en la partida de nacimiento, a lo que la trabajadora detalló que, en la mayoría de los casos, son madres solteras. 

En caso de no encontrar a los padres, se queda un documento firmado y sellado en el que se valida que no fueron ubicados y que se hizo el trámite sin el consentimiento de estas personas. Esta acta es respaldada por el juez del tribunal. 

En caso de encontrar a los padres, son citados a la oficina para explicarles el proceso de adopción y, con ley en mano, se le informa y asesora que una vez otorgue el consentimiento para que el niño sea adoptado, pierde todos los derechos sobre el infante y esa prueba va al tribunal y el juez decide si las personas cumplen con los requisitos de adoptar al niño. 

Todo niño tiene un fiscal y defensor. El día del juicio están todos presentes incluyendo a los padres sustitutos. Ese día el juez escucha a las oficinas de adopciones para saber cómo se llevaron a cabo las diversas evaluaciones, esto incluye las visitas a las casas y el estudio de los integrantes de la familia que desea adoptar”. 

Con el pasar de los días, hay un seguimiento para saber si el niño está recibiendo sus derechos de forma correcta. 

Los motivos más comunes 

De acuerdo con la trabajadora, las personas no pierden la esperanza y siempre se dirigen a la oficina con la intención de adoptar, ya sea por problemas de fertilidad o por ser padres de corazón a pesar de tener hijos biológicos. 

A pesar de que la organización no dio detalles sobre las cifras de adopción en el país, resaltó que se ha mantenido elevado y que, a pesar de la pandemia, las personas todavía buscan la manera de adoptar. 

La asignación de familia 

Otro aspecto importante es que los padres sustitutos, si los niños están pequeños, pueden decidir cambiar el nombre y apellidos del infante. Todos estos escritos son enviados al tribunal para que haga su pronunciamiento ante la asignación familiar e inicia un periodo de seguimiento. 

Luego de esa medida de un mes, la trabajadora social y el psicólogo, se dirigen al nuevo hogar del niño para hacer una inspección y ambos levantan su informe conforme a lo que se evidenció en el hogar y se remite al tribunal. 

“Es un trabajo gratificante cuando los niños se van con sus padres sustitutos y cumplen su sueño de encontrar una familia. Es un trabajo minucioso, nosotros somos los ojos del juez para lograr la felicidad del infante”, concluyó. 

Fase psicológica en la adopción

Los niños cuando son adoptados, se enfrentan a diversos cambios que pudieran ser bruscos para su vida. Pasar de un hogar a otro o convivir con una familia sustituta, implica ciertas emociones y procesos que los nuevos padres deben saber llevar de la mano con profesionales que ayuden a que esta situación sea llevadera para todos. 

En esta oportunidad, hay un factor influyente en este proceso y es el tema psicológico, ya que la prioridad en este aspecto es la salud mental y emocional del infante. Es por ello que el psicólogo Carlos Valero, explicó cómo los padres pueden actuar ante esta situación de la manera más sana y adecuada. 

¿Cómo sería el proceso que enfrentan los niños? De acuerdo con el experto, “en el momento en el que los niños inician una vida en una casa hogar y luego cambian para empezar una vida con otra familia, es un proceso complejo porque no todos los niños llegan con un proceso de adopción. Los niños que consiguen una familia sustituta es muy baja. Hay algunos casos en los que las casa hogar trata de que los niños vuelvan con sus padres”. 

A su juicio, el procedimiento es algo “complicado y tedioso”, los futuros padres pueden visitar a los niños o viceversa, y luego de los trámites se decide si pueden lograr la adopción o no. Es un mecanismo largo, porque hay muchas personas en medio. 

Hay casos en los que los niños pueden pasar, por ejemplo, un fin de semana con los adultos para saber cómo es la convivencia. 

De acuerdo con la experiencia de Valero, en las casas hogares reciben comida, cariño y aun así pueden separarlos y ser un choque para los niños. 

“Sus cambios pueden ser a nivel de comportamiento, pueden llegar a ser violentos, hiperactivos. Pocos niños llegan tranquilos a la casa hogares, ya que hay un cambio, puede haber hasta depresión o conductas agresivas”. 

La importancia de un estudio previo 

Comentó que independientemente de la edad, les explican a los niños cómo es el procedimiento que están enfrentando. Valero resaltó que es importante que los adultos sepan la historia y antecedentes del niño. Esto para saber si hay problemas psiquiátricos o de drogas en su familia biológica. 

Cada caso debe ser evaluado de forma individual para que sepan cuál es la situación y cómo debe llevarse a cabo. En cada casa hogar debería existir un psicólogo para conocer cada comportamiento y vida del niño”. 

Informó que hay niños que pasan hasta tres y hasta cuatro años en una casa hogar, incluso cumplen 18 años y no consiguieron una familia. Esto debido a que ya estaban muy grandes y los padres no aparecían. “Estos jóvenes salen a la vida solos porque ya no pueden estar en la casa hogar. Por ende, estos niños deben pasar por una evaluación para saber si pueden volver con sus familias o encontrar una familia adoptiva, pero saber cómo tratarlos porque puede arrastrar un conflicto a futuro por la forma en como puedan corregir al niño”. 

A su juicio, los niños deben recibir el mejor trato posible porque de esto dependerá su vida de adulto. 

“Sinceramente, es un proceso complejo y de mucha ayuda profesional. Estuve un tiempo trabajando en una casa hogar y conocí muchas historias. Es importante tratarlos desde temprana edad para poder corregir su comportamiento y de esta manera poder llevar de forma sana la vida de esta persona a largo plazo”, comentó.

Reportaje en alianza hecho por NTA, El Carabobeño, Diario Los Andes y Crónica Uno

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver