Un bizcocho perfecto en cuarentena

Gabriela Hernández, creadora del emprendimiento Caracas Brownies, le permitió al equipo de Todos Ahora, conocer más sobre su pasión por la cocina. Aún y en plena pandemia de la COVID-19, Gabriela nos regaló algunos consejos para hacer un bizcocho perfecto en cuarentena.

A pesar de haber estudiado Contaduría Pública, Hernández confesó llevar la cocina en la sangre. Su abuela materna francesa y su abuelo paterno con su restaurante español, la fueron llevando a enamorarse tanto de la cocina como de la repostería.

Ahora es noticia: Luis Zerpa: artista plástico que cuenta historias a través de sus retratos

-¿Cómo nació el emprendimiento?

Mi emprendimiento nació en noviembre del 2018. Estuve de reposo en casa por un pequeño accidente con un ciclista. Tuve una caída fuerte y quedé sufriendo de la cervical, por lo que, al tener que quedarme esos días en casa, me coloqué a hacer más dulces.

Desde los 16 años hago dulces, pero jamás visualicé trabajar con ellos. Cuando vi la ganancia que generé en 15 días fue cuando pensé seriamente con independizarme. También, tomé la decisión a raíz del fallecimiento de mi abuela, fue como un despertar.

-¿Cómo estás sobrellevando la cuarentena?

No es nada fácil para los emprendedores. Más los que son como yo que solo llevamos un año en las redes sociales. Además, no poseo vehículo, por lo que estuve casi detenida por dos meses con mi venta de dulces.

-¿De qué forma te has reinventado?

A mitad del primer mes de cuarentena, decidí hacer panes para la casa y me salió un comprador semanal de mis panes de orégano. Entonces, empecé a hacer panes para la venta y así me sostuve por un tiempo. Esto, hasta que me recomendaron una empresa de delivery y, desde ahí, pude seguir vendiendo.

-¿Cuáles son tus productos?

Mi marca es Caracas Brownies porque así me di a conocer, pero nosotros hacemos todo tipo de dulce y salado. Trabajamos dos personas en la elaboración. Mi tía Jenny Camacaro se encarga de lo salado y los dulces los realizo yo.

Entre nuestros productos dulces están los brownies, los bizcochos, las tortas elaboradas, ponquecitos, ponques tradicionales, marquesas, tortas frías, donas, bombas, roles de canela, golfeados, galletas, polvorosas, suspiros, alfajores, pasta seca, mouse, cheesecake, torta de queso tradicional, pie de limón, tres leches, bienmesabe y brazo gitano.

En cuanto a lo salado, hacemos panes, pizzas, pasapalos fríos y calientes, tequeños, pastelitos, entre otros. Ofrecemos todo tipo de servicio.

-¿Cuáles son los que más se venden?

En estos momentos, las tortas elaboradas son las que tienen más salida. Esto, por el boca a boca de nuestros clientes cuando nos recomiendan.

-¿Cuál es el secreto para un bizcocho perfecto?

El bizcocho se utiliza mucho en pastelería para hacer tortas húmedas pues, debido a su textura y suavidad, cuando se humedece no es pesado para el paladar.

Pero, la regla de oro para un bizcocho perfecto empieza por la medida de los ingredientes. Por cada huevo que se utilice, son 50 gramos de harina, 50 gramos de azúcar y 15 mililitros de líquido, sea agua, aceite o una mezcla de ambos.

-Un bizcocho perfecto en cuarentena

Para empezar, separamos las claras de huevo de las yemas. Las claras las batimos a punta de nieve y, cuando lleguen a ese punto, le agregamos los gramos de azúcar poco a poco. Cuando se mezcle y tome consistencia, se le agregan las yemas, una a una y sin dejar de batir.

Para que la consistencia del bizcocho sea perfecta es necesario que nunca se deje de batir la mezcla. Esto, para que la punta de nieve que se logró no pierda la firmeza.

Luego, se le agrega el líquido lentamente (si lo deseas también algunas gotas de esencia de vainilla), mientras se sigue mezclando. Todo el proceso lo culmina una cucharada de polvo de hornear. Esta se añade de forma envolvente al terminar la mezcla (es opcional).

El siguiente paso es verter la mezcla en un recipiente enharinado. De ahí, el bizcocho pasa a estar listo para hornear.

El horno debe estar previamente precalentado a 180°. Una vez en el horno, el bizcocho se va chequeando. Generalmente, tarda entre 20 y 30 minutos, aunque todos los hornos son diferentes. Para saber que está listo, el procedimiento es igual que con una torta. Inserta un palillo en el medio y si sale limpio, está listo.

Al salir del horno esperamos máximo dos minutos para desmontar del molde. Todo esto, porque si el bizcocho se deja dentro del envase con el calor, se va a bajar y no quedaría con la textura perfecta.

Finalmente, al esperar que enfríe, estará listo para comerlo solo o acompañado de tu bebida caliente favorita.

-Algunos consejos para los que quieren iniciar en el mundo de la repostería

Pasión, constancia, amor por lo que haces y muchísima paciencia, ya que emprender no es sencillo. Para la repostería y pastelería se necesita tiempo y tranquilidad, pues muchas de las preparaciones tienen su tiempo reglamentario de reposo y enfriamiento.

Sobre Gabriela Hernández

Gabriela continúa trabajando con pasión con sus productos dulces y salados aún en cuarentena. Si quieres conocer más de su trabajo, visita su cuenta de Instagram @caracasbrownies o comunícate al 0416-012-10-79.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver