A un año de la muerte del capitán Acosta Arévalo, Guaidó ratificó la lucha por la justicia

El presidente encargado Juan Guaidó ratificó su lucha por la justicia en el caso del asesinato del capitan Rafael Ramón Acosta Arévalo. Guaidó sostuvo una reunión con la viuda de Arévalo.

“Conversé con Waleswka, esposa del capitán Acosta Arévalo. A un año de ser torturado hasta la muerte por la dictadura”, informó Guaidó a través de su cuenta de Twitter.

Ahora es noticia: ReportajesTAH Una mirada a la comunidad LGBTQ+ en Venezuela

Además agregó, “torturan porque saben que persiste el descontento en la Fuerza Armada”.

Igualmente la esposa del capitan, Waleska Acosta de Arévalo, publicó un comunicado en su cuenta Twitter en el que expresó su pena por la muerte de su esposo.

Comunicado de la esposa de Arévalo

«El día viernes 21 de junio 2019, las 4:00 pm aproximadamente fue SECUESTRADO, por una comisión del Dgcim (Dirección General de Contrainteligenda Militar). En un Centro Comercial del estado Miranda. Encapuchados y portando armas largas, según información de testigos. Nuestro último contacto telefónico fue ese misma día a las 2:00 pm. Rafael Ramón Acosta Arévalo, padre de mis hijos, Integro, correcto, excelente ser humano, con una carrera mi lar intachable. Siempre apegado a la Constitución y a su juramento militar de proteger y hacer respetar las leyes, con una hoja de vida excelente», reza el comunicado.

«Pasaron cinco días de su secuestro y desaparición forzada. Días de angustia sin saber dónde lo tenían o si estaba vivo. El 26 de Junio, Jorge Rodríguez,ministro de la dictadura, en cadena nacional con videos vinculando a mi esposo, acusándolo de magnicidio, terrorismo, atentados y un montón de falsas acusaciones. Ese día la Dictadura admitió que lo tenían SECUESTRADO. En la noche, con tono de BURLA, Diosdado Cabello, en su programa, con fotos y mapa jerárquico: «Todos están detenidos a buen resguardo declarando». Lo que no dijiste Cabello, era que lo estaban MATANDO», escribió su esposa.

«Fue hasta el día viernes 28 de junio, 120 horas después de su secuestro, incumpliendo con el debido proceso. La dictadura decide celebrar la audiencia de presentación ante un tribunal militar en el Fuerte Tiuna, a las 9:30 de la noche. El abogado Alonso Medina Roa, nos informó que era increíble el estado de tortura, en silla de ruedas, no podía hablar, y en plena audiencia convulsionó».

«El juez se vio obligado a ordenar que lo trasladarán a un hospital. Pospuso la audiencia y lo llevaron a enfermería, un ambulatorio, ni siquiera era un hospital acorde los signos de tortura, para salvarlo. Donde nos informan que falleció a la 1:00 am. Realmente no sabemos si esa fue la hora, pero lo supimos a las 10:00 am del día siguiente. Lo mataron, siendo inocente, sin que se cumpliera el debido proceso y violando el Principio de Presunción de Inocencia», dice.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver