Día 23: Vivir la fe desde una pantalla

Escolástica, tiene 60 de sus 80 años viviendo su fe de manera ininterrumpida desde que decidió ser una mujer más creyente y practicante de la religión católica. Después de muchos años, asistiendo a su iglesia, que le queda a pocos metros de su casa ubicada en el municipio Guanta en el estado Anzoátegui. 

La Semana Santa es un momento donde el encuentro con Dios se hace más propicio. Además, la situación por la cual atraviesa el mundo también ha hecho que muchos feligreses se acerquen más a él.

Ahora es noticia: Tercer apagón en cuarentena azotó a los zulianos

Para una señora de avanzada edad, ver a un sacerdote dar la misa desde un televisor o una pantalla de celular o computadora, ha hecho que estos días sean algo extraños, pero no hace que sigan al pie de la letra cada ritual que se debe hacer como si en persona se encontraran con el altísimo. 

Arrodillarse, levantar las manos, asentar con la cabeza, responder y predicar todas las oraciones, son parte sagrada para la familia de Escolástica en medio de esta cuarentena. 

La radio, un aliado de la fe

La radio es el medio de comunicación por excelencia de muchos adultos mayores, entre ellos Escolástica. Su fácil uso y poco costo de reparación lo hacen más accesible. Para estas fechas muchas emisoras se han unido a esta labor de trasmitir la misa de manera simultánea por toda la Semana Santa. La finalidad es que de esta manera le pueda llegar a muchas personas. 

“Dios está con ustedes” es uno de los saludos que hace el sacerdote unos minutos después de la señal de la cruz, para así iniciar la misa. Aunque el saludo se hace virtual, se recibe con el mismo carisma como si fuera en persona. 

Virgen de Coromoto. Foto: Lucelys Rodríguez. Todos Ahora

El Domingo de Ramos se hizo la bendición de las palmas desde casa. Cada familia tenía que colocar su palma en la puerta principal de su hogar y así mostrar este signo en estos tiempos de pandemia. 

La oración nunca se debe perder, y menos en estos tiempos, la fe mueve montañas y Dios no se muda. Cada persona tiene en su interior un ser espiritual que debe mantener y revivir en estos tiempos donde un virus, pone en juego la vida humana. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver