30% del sector licorero en Mérida no podrá abrir santamarías

Después de siete meses en las restricciones de la venta de licores en Venezuela a causa de la pandemia por la COVID-19, el régimen de Nicolás Maduro anunció que durante esta semana que corresponde al plan de flexibilización 7+7, nuevos sectores serian incluidos a esta flexibilización, engtre ellos el sector licorero.

A estos se les permitirá reabrir sus santamarias para una reactivación progresiva de sus actividades comerciales. Sin embargo, diversas afectaciones se han generado durante estos meses de cierre. Actualmente integrantes del gremio licorero del estado Mérida declararon para Todos Ahora que no se encuentran preparados para tal reactivación.

Ahora es noticia: San Cristóbal: en Puente Real reclaman que no pueden comer por falta de gas y electricidad

¿Qué está pasando con el sector licorero en Mérida?

William Ceballos presidente de la cámara merideña de licoreros y miembro de la Federación Venezolana de Licores (Fevelicor) señaló que muchos no podrán abrir sus locales producto de la improvisación por parte del régimen, que de «golpe y porrazo» nos dicen pueden abrir. Pero las cosas no se manejan así, porque nosotros tenemos a un personal, proveedores, distribuidores y hay que mejorar una serie de situaciones como es el caso de las medidas de bioseguridad que dictó la Organización Mundial de la Salud (OMS). En donde aparte de lavarse las manos y de usar el tapabocas, debemos implementar todo un marco de bioseguridad, cosa que no se ha hecho.

Aproximadamente el 30 % no podrá abrir

La realidad es que nosotros calculamos que más o menos el 30% no va a poder abrir en todo el estado porque este sector se encuentra fracturado desde el punto de vista financiero y económico. Igual vamos a seguir buscando la manera de que las familias participen en esta nueva reapertura de los establecimientos y entre todos juntos podamos cumplir con nuestros clientes a lo largo y ancho del estado Mérida.

Asimismo, Gendry García presidente de la Asociación de Licoreros del Municipio Campo Elías (ASOLIMCE), detalló que la situación del sector licorero es la misma que se pudiera encontrar en cualquier otro sector productivo del país. Sobre todo los que han permanecido cerca de siete meses cerrados y esa inactividad define claramente cuál pudiera ser la realidad.

Sector licorero «ilegal»

En medio de la pandemia y la inactividad comercial a nosotros en el municipio Campo Elías para el mes de julio tuvimos el vencimiento de las autorizaciones para el expendio de licores. Dichos trámites se realizaban con antelación en los meses de marzo o abril. Sin embargo, ante la situación que se mantiene en el país este año no se logró tramitar, lo que trajo como consecuencia que el sector licorero quedara ilegal con el vencimiento de sus permisos.

El gobierno tomó la decisión sin tener en cuenta todas estas circunstancias. “Nosotros pudiéramos estar muy felices por abrir, pero no es así no estamos preparados”. Necesitamos nuestra legalidad y un acuerdo entre las autoridades que nos chequean para que podamos trabajar con ciertas libertades y más ahorita acercándose el mes de diciembre.

¿Consecuencias de estar cerrados durante estos meses?

Una situación demasiado difícil porque las pérdidas han sido incalculables esperamos por lo menos que el gobierno nacional, regional y municipal realicen una exoneración parcial de los impuestos que se han generado. Para que esas pérdidas no sean mayores. Además, de un gran costo operativo de los puntos de ventas, pago de alquileres, mercancía que se ha se nos venció durante este tiempo. La situación financiera del sector licorero está en una situación de análisis, porque lo que logramos durante este tiempo fue la muerte del sector en un 60 o 70 %, esto en el caso del municipio Campo Elías.

Aumento de las ventas de licores ilegales

ASOLIMCE ha venido denunciando el aumento del 800% de las ventas de manera ilegal en el municipio Campo Elías por personas que ofrecen un producto sin pagos de impuestos, en locales sin la autorización correspondiente y sin cumplir con las medidas sanitarias. Mientras que sus establecimientos se mantuvieron cerrados por siete meses, concluyo García.

Volver