Radiografía de las festividades a San Juan Bautista (I)

¿Cuál es la pertinencia de celebrar las fiestas en honor a San Juan Bautista? Aunque la fe de muchos ciudadanos venezolanos sea uno de los cimientos principales sobre los cuales recae nuestra idiosincrasia, hoy día la honra de las tradiciones como una manifestación de ese fervor y devoción por un santo puede representar un riesgo en el marco de la pandemia de la Covid-19. Un riesgo en el que vale la pena preguntarse qué tan pertinente pueda ser efectuar la celebración de los tambores de San Juan en decenas de poblaciones a lo largo de la costa venezolana cuando aún las condiciones de la pandemia de la Covid-19 no dejan de ser letales para la salud del ser humano.

San Juan

Hoy, a un año y tres meses de haberse implantado restricciones para disminuir los contagios por la COVID-19 y proteger la salud de la población, Venezuela cuenta con una experiencia previa de celebración de estas festividades en junio del año 2020 en el que los repiques de tambor, los cantos, la organización de las cofradías, la presencia policial para imponer orden, la ausencia de medidas de bioseguridad, pero por encima de todo, la fe y la devoción de la ciudadanía de muchas poblaciones de los estados Miranda, Vargas, Aragua y Carabobo, fueron los hallazgos en la radiografía que pudo realizarse sobre una celebración que pudiera convertirse en Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, después de su postulación y aceptación por la UNESCO.

Ahora es noticia: Violencia vicaria: ¿violencia de género o de violencia intrafamiliar?

Ahora, sobre la base de lo anterior en esta primera radiografía analizaremos y describiremos algunos hechos y circunstancias que tiñen el clima y/o ambiente pre festivo a la celebración de San Juan Bautista en este 2021.

¿Qué han dicho algunas autoridades regionales y locales?

A la fecha no se tiene información suficiente sobre las decisiones de autoridades locales y regionales de las jurisdicciones en las que de forma regular se llevan a cabo estas festividades. Sin embargo, se han visto expresiones como la realización de misas en honor a San Juan Bautista y anuncios por partes de dirigentes políticos y cultores locales y regionales que dan cuenta de la posible realización de actividades en torno a estos días.

De manera puntual, se puede traer a colación el caso del Municipio Vargas, en el cual se han anunciado ciertas restricciones en cuanto a los horarios para la realización de las celebraciones en torno a San Juan Bautista y la implementación de algunas medidas de Bioseguridad. Sin embargo, emerge la pregunta ¿Habrá conciencia por parte de la ciudadanía para respetar el distanciamiento en las decenas de manifestaciones culturales a lo largo de las localidades en las que se venera a San Juan? Solo se tendrá certeza de lo anterior en el devenir de los próximos días.

Semana flexible y actos por el bicentenario

Hay que hacer mención a los paralelismos y naturaleza de circunstancias y eventos que tiñen la semana en la que se ubican los días de celebración de San Juan Bautista.

En primer lugar, y de acuerdo al método 7+7, la semana que va del 21 al 27 de junio del año 2021 tendrá el carácter de flexible, y esto implica mayor número de personas en las calles, permisividad a los comerciantes para el desempeño de sus actividades económicas en horarios más extendidos, y la posibilidad de asistir a playas y balnearios en horarios supervisados. Aspecto este último que impone una mayor responsabilidad a las autoridades y a los ciudadanos con relación a su salud.

En este mismo orden de ideas encontramos los actos por el Bicentenario de la Batalla De Carabobo. Una celebración que exponencia el clima de festividad y agitación en la colectividad, pues diversos serán los actos públicos a realizar en días precedentes hasta el mismo 24 de Junio, en el que la afluencia masiva de personas y el despliegue logístico por parte de organismos y entes desembocará en un el hecho de mayor aglomeración de personas en diversos espacios.

¿Qué debe prevalecer? Cultura y tradición Vs. Salud

Finalmente, emerge un gran debate en torno a qué debe prevalecer en medio de esta pandemia. En primera instancia, la salud se erige como un derecho consagrado en nuestro ordenamiento jurídico, pero también desde el punto de vista moral es un deber que cada ciudadano tiene consigo mismo. Deber que en esta circunstancia en la que todo apunta hacia una asistencia regular de la población a la celebración de San Juan Bautista, debe pasar por la introspección de algunos factores en el marco de la pandemia tales como: nivel de contagios en dichas localidades, cobertura de vacunación, cumplimiento de condiciones de bioseguridad, etc.

Por otro lado, la cultura se erige como un bien irrenunciable de la población venezolana y el Estado está a cargo de su fomento. Dicha cultura se materializa en las distintas tradiciones edificadoras de nuestra idiosincrasia, en este caso las festividades en torno a San Juan Bautista. Por ello, todo lo anterior remite a pensar lo siguiente: ¿cuál sería el grado de afectación a esta tradición en el marco de una prohibición? ¿La cultura se superpone a la garantía a la salud? ¿Qué medidas deben tomar nuestras autoridades? ¿Qué debo hacer como ciudadano ante esta circunstancia?

El hecho cierto es que los días pasan -tal cual dicen la canción- y en un instante en el futuro de nuestro devenir volveremos a analizar y describir una nueva radiografía de las festividades a San Juan Bautista.

Por: Richard Mayora

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver