Una muestra del turismo resiliente en Sucre en tiempos de pandemia

En las Cumbres de Arapo, con una gran vista al mar Caribe se encuentra un lugar donde el trabajo y la sencillez se conjugan con el más maravilloso ambiente natural: la Posada Villa Paraíso.

El término resiliencia, define la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro.

El turismo de resiliencia se ha hecho presente en la posada Villa Paraíso. Su gerente, Mara Alejandra Sarabia, recibió al equipo de Todos Ahora para contar sobre cómo han sobrellevado la situación frente a la COVID-19. Pues, Sucre es uno de los estados con más casos de coronavirus en el país.

Ahora es noticia: Pintor tachirense continúa a flote a pesar de todo

Para Sarabia, tener la posada cerrada desde hace cinco meses, la motivó a ingeniárselas, y sólo espera una oportunidad de seguir en el negocio, pese a  la devastadora situación que vive el gremio.

¿Cómo se han organizado para adaptar la Posada Villa Paraíso a la nueva normalidad?

En este tiempo que la posada no ha podido recibir visitantes, hemos tenido que hacer muchos cambios en nuestras rutinas. Hemos comenzado a hacer un plan para el retorno de los visitantes cuando den los permisos.

Por ejemplo, implementar un puesto de desinfección en la entrada, para todas las personas que ingresen, mucho más aseo en las habitaciones y artículos de uso personal como toallas.

En este tiempo que han estado cerrados, ¿cómo han mantenido al personal?

En medio de lo difícil de la situación, tuvimos que hacer un recorte de nuestros trabajadores. De casi 20 empleados nos quedamos con ocho, que viven cerca de la posada y muchos de ellos se quedan en nuestras instalaciones.

Hemos hecho un esfuerzo para mantener esa nómina. Actualmente realizamos reparaciones de las áreas comunes, para poder seguir pagando un salario y no cerrar definitivamente.

¿Cómo visualizan el futuro en el sector turístico de Sucre?

Con esperanza. No dejamos que la circunstancia nos deje perder el rumbo. Cada día es uno menos para volver a abrir nuestras puertas y eso nos mantiene de pie.

Persistir y no rendirse

El estado Sucre cuenta con un clima, de montaña y playa, que lo hace un destino fijo de visitantes de muchas partes de Venezuela.

El turismo es la principal fuente de empleo de esta entidad, por sus extensas posadas, playas, hoteles y lugares turísticos.

Frente a la caída de este ramo, la mayoría de estas fuentes de trabajo, han cerrado indefinidamente, dejando a gran parte de la comunidad sin un ingreso estable.

Sarabia, apuesta a no dejarse vencer y seguir batallando esperando el momento en el que los espacios de la Posada Villa Paraísopuedan estar abiertos al público.

“Para nosotros cerrar no es una opción. Somos creyentes de Dios y de su tiempo perfecto. Por eso, sabemos que esto es una prueba más que vamos a superar, pero si estamos unidos y trabajamos juntos”, expresó.

Confianza y responsabilidad

Otro aspecto en el que trabajaron, María Alejandra Sarabia y su equipo, es en el amor por su trabajo y los beneficios que puede dejarle a la comunidad de las Cumbres de Arapo.

Al ser un espacio colaborativo con los habitantes de las zonas cercanas y que sirve de puente para mejorar la calidad de vida de muchos sucrenses, los empleados se sienten comprometidos y entusiasmados.

“El trabajo en equipo y la sinergia, entre la dirección de la posada y sus trabajadores, ha llevado a que sea una de las posadas más conocidas del oriente del país. Lo que contribuye a que se esfuercen cada día más por brindar lo mejor a sus huéspedes”, finalizó.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver