Perú y Ecuador: Un nuevo giro en la democracia de Suramérica 

En medio de un 2020 atropellado por la pandemia, un cambio de administración en los Estados Unidos, una fractura en los sistemas políticos de la región y una crisis económica y sanitaria global, es sumamente difícil sostener los cimientos de la democracia. Sin embargo, el mundo comprendió que no puede detener los cambios y mucho menos puede colocar la política en pausa por una pandemia, por lo cual los países del continente han llevado a cabo procesos electorales como los que se desarrollaron la semana pasada en Perú y Ecuador. 

Aunque ambos acontecimientos son producto de dinámicas diferentes, por un lado, se encuentra el Perú pasando por una inestabilidad en el ejecutivo y el legislativo, que colocó a la política de nuevo como un tema de interés para sus habitantes generando un resultado polarizado en su primera vuelta electoral. Por el otro se visualiza el Ecuador, una nación en la que el desgaste de las élites del correísmo y la crisis económica y sanitaria por el coronavirus, marcó una diferencia notable en los resultados de su elección.

Te puede interesar: Transfobia selectiva, lo que se dice en contra de lo que se hace

Sobre Perú

Ante la contingencia institucional que Lima estaba viviendo, era claro que los resultados de la primera vuelta serían sumamente polémicos, generando que los candidatos que pasarán a la segunda serán la derechista Keiko Fujimori y el izquierdista Pedro Castillo, ambos con planes de gestión muy diferentes, la primera siempre presente en la élite y el segundo proveniente de las zonas rurales. 

Este resultado demostró lo que Jonathan Castro, un analista del Washington Post ha dilucidado y es que “El Perú es un país muy alejado de Lima” de hecho, el resultado de su balotaje evidencia el poder que tienen los distritos distanciados de la Capital dándole la mayoría de los votos a Castillo. Además, el congreso es sumamente diverso con la participación de 10 partidos políticos, sin embargo, el abogado Juan de la Puente cree que será una gestión que probablemente esté marcada por la tendencia conservadora, que será un soporte para el gobierno de Fujimori o una oposición dura para el gobierno de su contrincante según relata el portal web del diario “El país”. 

Perú tendrá un nuevo presidente el 28 de julio, cuando se dé la segunda vuelta de estos comicios y la democracia triunfe mediante las alianzas políticas. Sin dudas de que será una gestión atropellada marcada por los daños profundos del COVID-19 y que requerirá de políticas económicas, sociales y de salud muy eficientes para mejorar la situación delicada que acontece en este país, por lo que la decisión de los Peruanos es compleja, ya que la polarización se apoderó de su política y aquí quienes tienen la mayor influencia sobre esta serán los demás partidos que participaron como renovación popular, avanza país y acción popular, quienes ahora negociarán con los candidatos presidenciales agresivamente, ya que son claves para el resultado final del 28 de Julio. 

Sobre Ecuador

Ecuador tiene nuevo presidente desde el domingo pasado y es Guillermo Lasso, quien en segunda vuelta contra el candidato Correísta Andrés Arauz resultó ganador. Ambos ya con tiempo en la esfera política, pero sumamente diferenciados en sus propuestas, el segundo quería recuperar las políticas de gasto social que caracterizaron el gobierno del expresidente Rafael Correa, mientras que el primero ha propuesto no dejar los compromisos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), generar empleo, subir el salario mínimo, expandir el sector agrícola mediante préstamos y reducir los impuestos. 

Ante estos planes, es posible ver que la pandemia fue decisiva para este resultado, debido a que los Ecuatorianos han visto la necesidad de dinamizar su economía que ha sido golpeada producto del coronavirus, además no pueden darse el lujo de dejar de trabajar con el FMI y la poca identidad en el gobierno de Moreno fue también un factor que impulsó a la población a tomar decisiones diferentes, ya que fue una gestión que comenzó apadrinada por la imagen de Correa y terminó sin identidad propia. 

Adicionalmente, hubo otros componentes para este resultado tan reñido entre los candidatos, como el desgaste de las élites políticas por la primera vuelta que tuvo denuncias de fraude, incluso llamando a votar nulo por parte de uno de los partidos de izquierda, otros no abanderaron a los candidatos ni incitaron a la población a votar por uno u otro. Finalmente, una de las razones con mayor peso para este nuevo amanecer político de los ecuatorianos, es el descenso de la imagen de Rafael Correa, quien, aunque tuvo mucha popularidad, creó un liderazgo con base a su imagen y no a una organización o estructura, por lo que una vez golpeada su imagen y estando este exiliado, era muy probable que el candidato que colocara tenía cuesta arriba llegar a la presidencia. 

¿Qué significa esto para Venezuela? 

Para Venezuela es positivo el proceso que está desarrollándose en Perú, desde la perspectiva del acompañamiento de la OEA dentro del mismo, sin embargo, ninguno de los dos candidatos estará especialmente enfocado en incidir internacionalmente en la agenda con respecto al tema Venezuela, sus esfuerzos estarán muy enfocados hacia la lucha que librarán en el congreso y el manejo de la polarización política a la que se enfrentarán. En el caso de Ecuador, ya Guillermo Lasso ha expresado su apertura con la Presidencia Encargada, incluso invitó a Juan Guaidó a su toma de posesión, por lo que si es muy posible que las alianzas de esta nación con los grupos internacionales que luchan por la democratización de Venezuela se fortalezcan. 

Finalmente, es necesario afianzar los lazos con los nuevos mandatos de estos Estados, para  construir una política regional unificada que le haga frente a Nicolás Maduro desde instancias internacionales, regionales, grupos de integración e incluso relaciones bilaterales y multilaterales. 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver