ONG Compromiso Compartido presentó foro sobre La necesidad de reconciliar

“La reconciliación es un proceso duro, porque hay que reconocer los pasos que se han hecho mal y para esto, debe existir principalmente un mejor lenguaje para lograr lo que se quiere”, expresó el Dr. en Conflicto Político y Procesos de Pacificación, Miguel Ángel Martínez Meucci, como uno de los invitados especiales al foro organizado por la ONG Compromiso Compartido.

Foto Referencial / Cortesía
Foto Referencial / Cortesía

Este encuentro virtual contó también con la participación de un grupo destacados de ponentes, como la socióloga, Verónica Chopite; el abogado constitucionalista, Kelvi Zambrano y Oscar Patiño director ejecutivo de la mencionada organización.

Ahora es noticia: Amnistía Internacional nombró como “presos de conciencia” a los cinco de Azul Positivo

Patiño contó con la oportunidad de destacar inicialmente, que el propósito de la organización es que nazcan resultados favorables en el proceso de la transformación reconciliadora. Pues, se partió con la premisa desde lo que se estima para un país mejor en donde deben surgir los espacios de entendimiento.

“Este es el primer esfuerzo de Compromiso Compartido para analizar los comportamientos en las estructuras de conductas generales”, aseguró.

Igualmente, resaltó que “la palabra reconciliación se ha politizado” y que el foco es proponerlo a la ciudadanía para que se torne un ejercicio sincero y común.

Análisis desde Compromiso Compartido

Por su parte, la socióloga y autora del primer informe, Verónica Chopite, señaló que tras una investigación de nueve meses, se plasmaron los procesos de reconciliación. En el mismo, destacaron hechos históricos ocurridos en el país los cuales se hicieron más agudos desde el año 2000 en adelante.

“La polarización que propone el chavismo es aquella que es totalmente extrema. No es algo nuevo en Venezuela, solo que se ha agudizado durante estos años”, acotó.

Resaltó, que los procesos para una reconciliación nacional están pensados de abajo hacia arriba, en vez de ser al contrario. “Cuando tú preguntas a la gente de los sectores populares si está de acuerdo con una reconciliación nacional, la respuesta es totalmente afirmativa y necesaria”.

Destacó que la venganza en este país no es un interés para el futuro y que la resiliencia ha prevalecido a lo largo de estos años.

“Los liderazgos comunitarios están convencidos que el porvenir se puede lograr. La justicia restaurativa juega un papel fundamental para este transitar en la cultura de la reconciliación y se materialice”, añadió Chopite.

La necesidad de reconciliar

Asimismo, en este denominado tanque de pensamientos, el abogado y profesor universitario Kelvi Zambrano, enfatizó que en los procesos de justicia restaurativa se busca la participación de la comunidad al verse involucrados en los impactos de delitos.

Afirmó, que con esto se busca trabajar siempre en favor a una solución oportuna de los conflictos en pro de la comunidad resaltando a su vez grandes valores.

“Como venezolanos no debemos cerrarnos a la solución de los problemas. Debemos encontrar las partes para solucionar siempre los conflictos de la mejor manera posible”, dijo.

En este sentido, Zambrano subrayó como modelo el caso de Brasil. Pues, en ese país bajo el esquema de justicia restaurativa se ha manejado de manera efectiva.  “Este modelo no pone al Estado en el centro de la solución, sino que son las partes”.

“Para que haya justicia tiene que haber perdón”

Por último, el especialista en procesos de pacificación, Miguel Ángel Meucci, recordó que los conflictos pueden ser dirimidos desde los principios y valores de un proceso de reconciliación. Para ello, se deben identificar los tipos de conflictos.

“En todo conflicto existen actores interesados o enfrascados en la dinámica del mismo y tienden a perpetuarla. Es aquí, donde entra la importancia de la sociedad civil para abordar los temas de intereses particulares y lograr la transición o reconciliación”, explicó.

Recomendó, que se deben crear espacios de convivencia y diálogos. Esto, con el fin de salir de las narrativas que dividen y que son las que básicamente se usan desde lo político.

“Las palabras dividen y unen. Dependiendo de las palabras que se elijan se pueden unir o dividir. Las sociedades civiles deben promover un lenguaje que facilite la reconciliación (…) para que haya justicia tiene que haber perdón”, instó.

Meucci hizo énfasis en el caso venezolano, al considerar que el país cuenta con mucha ventaja para lograr este proceso. Pues, a pesar de los conflictos graves “hay una sociedad distinta a lo que se ha vivido en otros países”.

“En lo comunitario hay una oportunidad de establecer puentes para avanzar a un camino de concordia”, finalizó.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver