Crónica | El peligro de las ofertas laborales en Facebook

La trata de personas es una situación que se ha intensificado en medio de la emergencia humanitaria compleja que se vive en Venezuela. Existen muchos modus operandi para captar a personas vulnerables bajo el engaño, el fraude o el abuso de poder.

Ofertas laborales en Facebook. Foto: Pixabay

Las historias más comunes son de mujeres que caen en la estafa de casting, cursos de modelajes o incluso de lograr grandes objetivos dentro del mundo profesional en la que se desenvuelvan. Tal es el caso de una periodista venezolana que vivió una situación desagradable que tendría como trasfondo la trata de personas.

Ahora es noticia: Administración de Maduro es quien bloquea el ingreso de la vacuna contra la COVID-19, según Guaidó

La joven periodista relató a Todos Ahora que envió su hoja de vida a una oferta laboral que encontró por la red social Facebook en donde hacían la búsqueda de profesionales en el área.

«Estamos buscando periodistas independientes con un año mínimo de experiencia dispuesto aprender y adquirir nuevas habilidades en el área de política», decía la oferta laboral.

El objetivo de Ángela era adquirir nuevos conocimientos y decidió postularse con la esperanza de quedar seleccionada. Sin embargo, recibió una llamada que la dejó sorprendida por la inmediatez del contacto.

Un hombre llamado Erick, se contactó con ella para informarle que estaban interesados en su perfil y sería entrevistada para el cargo de periodista el día 20 de enero a las 9:00 am en un apartamento de las residencias en Parque Central, Caracas.

La joven decidió aceptar la entrevista

Ángela (nombre ficticio para resguardar su identidad), se alistó para dirigirse al lugar donde estuvo acompañada por su amiga en todo momento. Cuando las mujeres ingresaron a la residencia de la popular zona de la ciudad, se percataron de que no tenían señal en sus teléfonos celulares, situación que les causó un poco de incomodidad, lo que llevó a la joven a tocar el intercomunicador para anunciar su llegada.

Erick fue la persona encargada de recibirlas, un hombre alto de 1.70 aproximadamente, piel blanca, ojos azules y canoso, bastante delgado, vestido con una camisa blanca con rojo como un supuesto asambleísta. ¿Quién eres? Le preguntó el hombre, y la joven respondió que tenía pautado una entrevista con ellos a las 9 de la mañana. Erick recalcó que no se acordaba de ella y le mostró todos los currículum, y la recordó por haber sido la última en enviar la hoja de vida en horas de la noche.

Ángela ingresó a la casa, un espacio poco aseado y con personas que no cumplían con las medidas de bioseguridad. Todos se encontraban en el lugar sin tapabocas ni guantes. Sin embargo, la joven continuó en el lugar y se percató de que habían tres mujeres en una mesa de comedor con dos laptop y una Mac que estaba conectada al televisor de la sala.

Las personas no se opusieron ante la presencia de la amiga, así que se sentaron en un mueble de color rojo y observaron que se estaba realizando un arte de campaña política para el hombre. En ese momento explicaban las funciones y puntos a tratar para una supuesta asamblea, pero la letra no era legible y no entendían qué decía la lámina.

Las encargadas de explicar estos puntos eran mujeres bajas de estatura, delgadas, se presume que no llegaban a los 18 años. Sin embargo, apareció una mujer más adulta de unos 40 años y otra más joven de cuerpo corpulento.

Minutos más tarde…

Le pidieron a Ángela esperar unos minutos, ya que la persona encargada de la entrevista estaba ocupada. Pero algo llamó la atención de ella: todas las personas encargadas de la selección le escribían por teléfono. En tal sentido, se dio cuenta que ni ella ni su amiga tenían señal dentro del lugar, esto ocasionó el inicio de un ataque de nervios para la joven aspirante al supuesto cargo.

Pasaron 10 minutos y el hombre bajaba y subía el apartamento de dos pisos con una dama que no pasaba de los 20 años. Le explicaba el fin de sus funciones y ella se veía muy entusiasmada con las indicaciones. Sin embargo, Ángela presentía que algo no estaba bien en el lugar.

Llegó el turno de ella y subió hasta una habitación, lugar establecido para realizar las entrevistas. Entró y visualizó una cama tapada. El hombre tampoco llevaba tapabocas y Ángela decidió recibir la entrevista alejada de la persona para evitar el contagio de la COVID-19.

«Cumples con todos los requisitos para el cargo»

Luego de que el hombre revisara con detalles la hoja de vida de Ángela, le comentó que cumplía con todos los requisitos para el cargo. Y que la función era llevar la agenda política de un asambleísta y le enfatizó que trabajaban con el Gobierno de Ecuador.  «Estamos armando un grupo de trabajo», le explicaba a la joven.

«Para hacer la campaña política, hay que ir a la asamblea porque también representamos a los migrantes que se encuentra en Venezuela. Nuestra oferta laboral es atractiva, ya que tienes oportunidad de irte con nosotros a Ecuador allá tendrías un sueldo de 800$ más los beneficios de ley serían unos 1.400$. Además de tener todo el apoyo del Estado porqué estarías con nosotros», le dijo.

Además de esta explicación, le resaltó que tienen un equipo de trabajo que arregla papeles migratorios y que podía salir del país un permiso político, «saldrías como diplomática».

Le ofreció irse a Ecuador el próximo mes, y que empezaría a ganar 30$ monto que podía aumentar con el paso de los días. Asimismo, le recordó la crisis en la que está sumergida Venezuela, «tendrías la oportunidad de salir del país con trabajo», le afirmó.

La joven luego de escuchar la oferta laborar y recordar todo el indicio, le respondió «tengo que pensarlo. No estoy muy segura». Ángela se levantó de la silla, se acercó a la puerta y bajó las escaleras de una manera apresurada, llegó a la sala y le dijo a su amiga «vámonos». El hombre le recalcó que debía pensarlo, pero la joven insistió en qué debía retirarse del lugar. El hombre se dirigió a la puerta para abrir.

Las jóvenes salieron asustadas del lugar, bajaron los nueve pisos con sensación de miedo, nervios, incertidumbre por todo lo ocurrido. Afortunadamente no fueron agredidas, sin embargo, la situación se prestó para situaciones delicadas y fuera de lo común.

Ofertas laborales engañosas

Es importante que al momento de postularse a una oferta laboral, busquen las referencias y existencia real de la empresa. La dirección y/o ubicación del lugar es importante al momento de enviar la hoja de vida y compartir datos personales.  Las jóvenes son las más vulnerables para estas personas, ya que están en la búsqueda de un cambio radical en sus vidas que las lleven a la fama o alcanzar metas que muchas veces solo son la puerta en algunos casos para la trata de personas.

Stefanny Fiffe

“El periodismo es libre o es una farsa.” Rodolfo Walsh.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver