Muestran el primer bistec impreso en 3D

La empresa israelí  Aleph Farms presentó un bistec de costilla impreso en 3D, utilizando un cultivo de tejido animal vivo. Esto representaría una carne cultivada en laboratorio una vez que reciba la aprobación reglamentaria.

Con esta nueva tecnología de bioimpresión en 3D de Aleph Farms, usan células animales vivas en lugar de alternativas vegetales que permiten comercializar cortes de músculo entero de primera calidad.

Ahora es noticia: «Modo borracho», la nueva alternativa para bloquear ‘apps’ del celular cuando esté ebrio

Bistec en 3D

Asimismo, la Future Meat Technologies, con sede en Israel, y las empresas holandesas Meatable y Mosa Meat aspiran a tener productos de carne cultivada en el mercado para 2022. Sin embargo, cada una tendrá métodos propios de cultivo de tejidos cárnicos a partir de biopsias de animales vivos o sacrificados.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se convirtió en el primer jefe de Estado del mundo en comer carne cultivada. Aunque hasta la fecha no se conoce si hay otros mandatarios que hayan comido de esta manera.

El director ejecutivo de Aleph, Didier Toubia, afirmó que el producto refleja la calidad sensorial, la textura y el sabor. “No se trata solo de proteínas, sino de un producto complejo y emocional”.

“Controlamos el proceso de cultivo, y podemos diseñar la carne específicamente para un mercado, ajustando la cantidad de colágeno y tejidos conectivos y grasa, para adaptar la carne a las necesidades específicas. La idea no es sustituir la agricultura tradicional, sino construir una segunda categoría de carne”.

«Tardará algún tiempo en sacar los productos al mercado»

“Desde nuestro punto de vista, el tiempo de comercialización es importante, pero el tiempo de aceptación lo es más”, afirma. Sin embargo, Aleph Farms ha invertido 14 millones de dólares en el desarrollo de su filete de corte fino presentado en 2018 (que no utilizó la bioimpresión 3D) y ahora esta costilla, más gruesa y grasa. 

Por otra parte, 70 empresas aceleran el paso para sacar al mercado carne de vacuno y otros productos cárnicos, avícolas y marinos derivados de tejido muscular cultivado en un laboratorio con células extraídas de un animal vivo.

“En el caso de las vacas, la raza tiene un papel, pero la calidad proviene de la alimentación. Con nuestra carne cultivada ocurre algo parecido”, explica Toubia. “Controlamos el proceso de cultivo, y podemos diseñar la carne específicamente para un mercado, ajustando la cantidad de colágeno y tejidos conectivos y grasa, para adaptar la carne a las necesidades específicas. La idea no es sustituir la agricultura tradicional, sino construir una segunda categoría de carne”.

Instituto Norteamericano de la Carne

Por otra parte, el Instituto Norteamericano de la Carne, envió una carta al USDA en octubre pidiendo el etiquetado obligatorio de los productos cárnicos y avícolas cultivados.

“Es fundamental que el etiquetado de los alimentos no sea engañoso o equívoco para que los consumidores puedan elegir con conocimiento de causa los productos que compran”, dijo Sarah Little, vicepresidenta de comunicaciones del instituto. “Como industria, apoyamos un mercado justo y competitivo que permita a los consumidores decidir qué productos alimenticios tienen sentido para ellos”.

 

 

Stefanny Fiffe

“El periodismo es libre o es una farsa.” Rodolfo Walsh.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver