Volver

Los mejores momentos de la cuarentena desde la mirada más vulnerable

Miguel Zambrano es un  joven merideño de 20 años de edad. Es estudiante de la carrera Historia del Arte en la Universidad de los Andes. Dedicado a salir a las calles, barrios y pueblos de su estado. Solo va acompañado de su cámara fotografía para capturar momentos e historias y contarlas en su red social instagram. Su usuario es @miguelzambranoj. Para él esto representa una forma de crear consciencia entre la sociedad. Mostrando la realidad que vive su estado y llegando a las zonas más vulnerables a través de su lente fotográfico.

El confinamiento ha hecho que todas las personas se reinventen en sus actividades y se queden en sus casas. Esto para evitar la propagación de este virus que le ha arrebatado la vida a muchas personas alrededor del mundo.

Ahora es noticia: Metro de Caracas suspendió servicio comercial en 10 estaciones

Sin embargo, este joven le relató al equipo de Todos Ahora como es su experiencia durante este tiempo de aislamiento social. Para que la actividad que realiza no se vea afectada y permitiéndole así dejar un registro fotográfico de todo lo que acontece durante el confinamiento en el estado Mérida.

La historia de Miguel Zambrano

Empecé a fotografiar en el año 2016, soy fotógrafo documental y fotoperiodista. Desde que comenzó la cuarentena siento que he tenido la responsabilidad de dejar un registro o un documento de lo que ocurre en la ciudad. También de cómo se vive una cuarentena en el caso del estado Mérida, sin los servicios básicos. Lo que ya conocemos: la luz, el gas, el agua y todos estos factores que existían antes de la cuarentena.

¿Se te han presentado limitaciones a la hora de realizar tú trabajo?

«Como fotógrafo documental tengo que contar una historia. Adaptándola al día a día para crear esa consciencia que hoy necesitamos tener para luchar en contra de esto», dijo Miguel Zambrano.

No he tenido casi limitaciones desde el lado del fotoperiodista tengo que estar donde muchas veces nadie quiere estar. Yendo a las zonas afectadas y más golpeadas que a la vez son vulnerables ante el virus. Como los barrios y ver cómo vive está nueva cotidianidad en ellos.

Todo para crear un documento no solo como un registro, sino con valores artísticos que sirven para hacer llevar ese mensaje tanto a la mente como al corazón. Que de cierta forma esa es una de las labores de los artistas, llenar esos vacíos existenciales en el ser humano.

¿Cómo población joven sigues creyendo en tu país?

La verdad es que se vuelve muy difícil creer, cada día se viven altos y bajos. Te llenas de ansiedad o decepción, llevar todo esto no es nada fácil y más cuando tú futuro se ve comprometido. A veces  me vuelvo un escéptico, pero a pesar de todo siempre existe “ese rayito de esperanza que son las personas”. Esas que de verdad quieren hacer algo positivo para todos nosotros. No diría que algo mejor, pero si hacerlo más llevadero y no hablo de políticos. Hablo de las personas que realmente quieren crecer en este país y ayudar a crecer a los demás.

¿Sientes que la cuarentena ha sido una oportunidad para poner en práctica lo que te  apasiona?

La cuarentena me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas y sobre cómo las hago. Creo que es algo importante pensar en esto ya que tenemos tanto tiempo libre, algunos más que otros. Pero la idea  quizás es darle la vuelta al asunto y ver dónde estábamos antes de la cuarentena y pensar en dónde queremos estar luego de ella.

 Estoy haciendo lo que me apasiona que es la fotografía haciendo lo mejor que puedo cada día. Buscando historias, hechos, momentos y enseñando cómo se vive “una pandemia en una país casi en ruinas”. Y sé que no soy el único haciendo esto. Últimamente he visto trabajos de muy alto nivel, de fotógrafos por todo el país, y yo creo que todos tenemos esa misma voz de querer comunicar lo que realmente pasa, a nuestra propia manera y estilo.

¿No te parece  que corres algún  riesgo al salir a las calles e ir a las  zonas más vulnerables en la búsqueda de esas buenas fotografías, no solo por la pandemia sino por la inseguridad?  

Si, siento miedo de ambas cosas de contagiarme y de la inseguridad. Pero cuando llevas tiempo haciendo fotos en la calle aprendes como moverte, siempre tienes que estar activo ante todo. Saber siempre dónde estás parado y mirar a tus alrededores, ser rápido y discreto. Pero siempre hay que arriesgarse un poco más, siempre hay que ir un poco más allá para captar lo que realmente quieres. Y con respecto al virus me cubro lo más posible, intento no acercarme mucho a las personas y siempre siendo consciente con todas las medidas de prevención. Sé que el virus no es un juego.

Un mensaje que quieras dar a la juventud venezolana

«¡No te rindas! el camino es muy largo, aprovecha todo el tiempo que tienes para hacer lo que te apasiona. En este país las cosas se acaban rápido, aprendamos a levantarnos de nuevo, a valorar lo poco o mucho que tengamos. No dejemos de crear arte, porque es nuestro desahogo, nuestra voz, nuestra luz«, culminó el fotógrafo Miguel Zambrano.

¿Te gustó lo que leíste?

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!