«Mi vecino tiene covid»: la frase que a veces quiebra la convivencia

En medio de la segunda ola de contagios en Venezuela, para algunos es preocupante lidiar con tantas personas en un mismo entorno, y aunque se puede restringir la visita en los hogares, hay una pieza en el juego que puede ser aún más peligrosa, el descuido de los vecinos.

Foto cortesía: Cambio16.

Ahora es noticia: Mercado de Cumaná repleto en plena cuarentena radical

Muchos son los casos de ciudadanos que se han contagiado en los últimos días, y el coronavirus se ha convertido en un tema tabú, ya que tenerlo significa esconder, callar y actuar de manera sigilosa para no ser rechazado, señalado o humillado, en algunas ocasiones.

Muchas personas saben que tienen COVID-19 y aun así continúan saliendo de sus casas para realizar compras u otras diligencias poniendo en riesgo la salud y seguridad de sus vecinos.

Mi vecino tiene COVID: Silencio en las comunidades

Jesús González es un vecino de la comunidad de La Pastora, quien comentó que la situación en su edificio ha sido delicada por la cantidad de casos y muertes que se ha generado a causa del virus de la COVID-19.

Entre su preocupación, contó que algo muy desagradable ocurrió en su comunidad. A pesar de que estaba consciente de los casos que existen en su edificio, no dudó en brindar un apoyo a sus vecinos. Sin embargo, la búsqueda de ayuda de sus pobladores no fue las más acertadas.

Una vecina tocó su puerta el día domingo 4 de abril, y entre la desesperación le dijo a Jesús que necesitaba una silla de ruedas para trasladar a su mamá de edad avanzada hasta un hospital por un fuerte cólico. El hombre con intención de ayudar le prestó la silla para poder salvar a la señora afectada.

Pasaron los días y otro rumor empezaba a correr entre los pasillos del edificio «hay un caso de COVID-19 en el piso 7», esto causó en Jesús una preocupación, ya que en dicho piso, reside la persona que le pidió la silla de ruedas.

Muerte por COVID-19

El día martes Jesús recibió la noticia de que la señora que usaba su silla de ruedas murió a causa del virus. Esto despertó en el hombre un sentimiento de angustia, rabia y desesperación por la mentira de su vecina. «No me he negado a ayudar, pero me mintió. Tuve que limpiar la silla arriesgándome. Ahora todo es una mentira para ocultar el virus», expresó Jesús.

La mentira, la angustia, la preocupación, se apoderó aún más de la comunidad de La Pastora. Los vecinos tomaron previsiones e iniciaron un proceso de desinfección profundo en escaleras, pisos, ascensores, rejas y puertas.

Hay temor en salir, las personas que deben trabajar usan doble tapabocas para poder cuidarse. Sin embargo, siempre hay una minoría que aún no entiende la gravedad de la pandemia y son muchas las denuncias que hacen los vecinos los fines de semanas debido a las fiestas o reuniones que se hacen en algunos apartamentos o en las calles.

No solo el virus se ha apoderado de cuerpo humano, también la mentira y el miedo para no recibir el rechazo, se convierte en el escudo de las personas para que otros no se enteren de que dio positivo a la COVID-19.

Discriminación con los vecinos

Zulay Lara comentó que en una comunidad de Caricuao, algunas personas rechazan y discriminan a los familiares que tienen un paciente COVID. «Yo considero que eso no debe pasar porque todos estamos expuestos al contagio. Es momento de unirnos como vecinos», resaltó.

«Una señora mayor del piso 4 me encuentra hospitalizada, pero hace poco la vi sacando a su perro y ese es el peligro que todos corremos, porque a veces no sabemos si la persona está contagiada o no. Estoy de acuerdo con el encerramiento y más cuando vivimos en edificio. El contagio puede ser más agresivo», dijo la vecina.

Mi vecino tiene COVID ya es una frase común que se puede escuchar en cualquier parroquia.

Recomendaciones de expertos 

El secretario de la Academia Nacional de Medicina, Huniades Urbina Medina comentó a Todos Ahora que ante la situación de una persona positiva a la COVID-19 lo principal es no estigmatizar para evitar que la situación empeore. Sin embargo, resaltó que es importante que las personas del entorno estén al tanto de dicha situación para que eviten las visitas y las aglomeraciones en los alrededores del piso, edificio o afines.

Además, realizar la desinfección de los edificios y tener un plan de emergencia entre los vecinos. Acotó que el paciente no debe automedicarse y que solo una persona debe atenderlo en su tiempo de aislamiento tomando las medidas de bioseguridad dentro de la casa.

Por otra parte, el doctor Luis Marcano recomendó que es importante informarle a las personas si alguien tiene COVID, ya que así se puede prevenir a quienes mantuvieron contacto con el afectado.

«Hay personas que se callan y tienen miedo a ser rechazados por la comunidad, pero es todo lo contrario lo que se debe hacer porque debemos informarle a las personas que tenemos síntomas y así prevenir a quienes estuvieron cerca. El error está en que las personas se callan las cosas».

«Las reuniones deben estar prohibidas en las comunidades. Si es el ascensor, evitar estar con más de cuatro personas dentro del elevador. Hay que evitar las aglomeraciones. El detalle está en que las personas cometen el error de callarse o se reúnen en los pasillos o entradas y así empiezan los problemas. Hay que evitar el acercamiento con otros», recomendó.

 

 

Stefanny Fiffe

“El periodismo es libre o es una farsa.” Rodolfo Walsh.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver