Maestros protestaron en el ministerio del Trabajo contra «sueldos de hambre»

A pocas horas para que el ministro de Educación se reúna con las distintas federaciones del sector a discutir el contrato colectivo un grupo importante de maestros tomaron las puertas del ministerio del Trabajo.

Profesores en las calles. Foto: Cortesía
Protesta de profesores. Foto: Cortesía

El gremio exigió no más salarios miserables y rechazaron el proyecto de ley del Ejercicio de la Profesión Docente. Esto al considerar que impone el modelo comunal en las escuelas.

Ahora es noticia: Américo De Grazia regresó a Venezuela

Gricelda Sánchez, secretaria de contratación colectiva y reclamos del  Sindicato Venezolano de Maestros del Distrito Capital, emplazó tanto a Eduardo Piñate como a las propias federaciones de educadores a realizar la discusión del contrato colectivo de cara al gremio docente.

También recordó que el contrato actualmente ha sido violado repetidas veces por la administración de Nicolás Maduro. “Exigimos condiciones laborales dignas, con un salario decente para los maestros, el cual en nuestra opinión debe rondar los $600. Además se nos cancelen el 280% de la deuda con sus recurrencias, políticas de seguro de HCM para que dejen de morirse los maestros de mengua en los hospitales. Sin olvidarnos de reactivar el servicio del Ipasme el cual está en ruinas”, afirmó.

Otros reclamos de los docentes

Sánchez recalcó el rechazo de todo el sector educativo a ese proyecto de ley del Ejercicio de la Profesión Docente, el cual buscan aprobar sin discusión alguna por parte de la Asamblea Nacional controlada por el chavismo. “Una legislación violatoria totalmente a la Constitución, teniendo como objetivo partidizar aún más la educación venezolana reafirmando la cruel realidad vivida hoy en las escuelas convertidas en centros controlados por el PSUV, ocasionando la suspensión de centenares de maestros solo por exigir humanas condiciones de trabajo y rechazar la injerencia de partidos políticos dentro de las aulas de clases”.

Exigió el cese de la persecución contra el gremio de profesores, donde hasta un maestro del estado Sucre como Robert Franco se encuentra preso desde más de 6 meses acusado de terrorismo.  “Exigimos estabilidad laboral. Con estas condiciones ningún docente podrá reincorporarse a clases, recordando que desde 2018 el régimen de Maduro nos dejó sin salario real. Lo que recibimos mensualmente son limosnas”, indicó.

Hablan los profesores de los barrios

Por su parte, Franklin Piccone, docente de Petare, manifestó que la educación en Venezuela está herida de muerte. Denunció el deterioro de las escuelas cuyas infraestructuras están por el suelo, sin agua ni luz y un contenido ideologizado y obsoleto. “Ahora resulta que los consejos descomunales decidirán si un docente puede dar o no clases, como si fueran especialistas en la materia. Pero lo peor es que ahora para ascender un docente tiene que pertenecer a la milicia. Se trata de una verdadera locura. La cual debemos enfrentar siendo este un adefesio jurídico hecho por personas ajenas al ámbito educativo”.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver