Madama de El Callao: Una tradición de cultura, corazón y convicción

Betzi Báez de Sarti participa en los Carnavales de El Callao, estado Bolívar, desde muy pequeña; se inició en esta tradición en los brazos de su madre y al crecer se convirtió en costurera y representante de la mujer madama en su tierra.

Ella contó en entrevista para Todos Ahora parte de su historia llena de trajes coloridos y de una tradición que lleva en sus venas.

Madama de El Callao, en Bolívar. Foto: Cortesía
Madama en Bolívar. Foto: Cortesía

Representa a la madama de corazón y convicción

Betzi es oriunda de Ciudad Bolívar y llegó en el año 1969 a la tierra del calipso y del oro, representa a la mujer madama. Contó que cuando era niña su madre la llevaba a las comparsas, en las que la fantasía y el color danzaban al ritmo del calipso. Desde muy pequeña fue reina del carnaval en los colegios donde estudió, además creció bailando en la comparsa de Isidora, quien es una leyenda entre las madamas de El Callao. «Crecí viendo a mis hermanos mayores tocar tambor, viendo a mi mamá cosiendo los trajes de madamas, y bailando en la comparsa de Isidora, pues era una alegría pertenecer y disfrazarse en una comparsa», dijo.

Ser madama de corazón y convicción la ha llevado a estar pendiente de las fechas de la festividad, para así organizar actividades y recordarle al gentilicio el significado de celebrar esta colorida fecha. El sentimiento de llevar un traje de madama nace precisamente por el respeto que siente por su cultura, y además por los personajes que antes de que ella naciera le daban vida y color al carnaval de El Callao.

Al bailar Betzi lleva la batuta en la comparsa; se enfunda en una ropa de encajes que llegan más abajo de la rodilla y que se dejan entrever al bailar, pero con mucho color y en ocasiones de flores, mientras la cabeza se la cubre con un pañuelo,además de ponerse muchos colores. La sonrisa en su rostro no puede faltar, pues esto es un complemento perfecto que logra que el bailar sea mágico.

Madama en Bolívar. Foto: Cortesía
«Es un legado que va de generación en generación y transmitido a través de enseñanzas, vivencias y dedicación». Foto: Cortesía

Betzi confecciona sus propios trajes de madama

La madama tiene grabado en su memoria el molde de cómo su madre confeccionaba los trajes, debido a eso, ella aprendió a confeccionar los suyos, los de sus hermanas y para algunas personalidades de su pueblo. «Todos mis trajes fueron hechos por mi mamá y luego de aprender como hace 15 años atrás, yo confeccionó los míos», dijo.

Para la confección reúne el dinero con mucha anticipación para no tener que preocuparse días antes de la festividad. Ella compra telas, encajes, adornos, hilo en cantidad y de todos los colores.

Betzi recordó su primer traje: Uno de los más importantes fue el que usó a los cuatro años con su maestro Carlos Small y Esthel de Small, esos carnavales los celebró en el Colegio San José, en El Callao.» Todos tuvieron que ver con ese traje tan perfecto y a mi medida, el colorido de la tela, los encajes en el fondo, el turbante, los collares y el fola, todo a mi medida», contó.

Al terminar el carnaval, enseguida Betzi  piensa en el próximo y desde ese momento empieza la emoción de cuál será el siguiente proyecto, la emoción de ir reuniendo los materiales para la confección de los trajes de madamas hace que se apasione aún más por la cultura.

Reconocimientos por representar a la mujer madama

Hace unos años asistió a un evento en Caracas, en homenaje a la madama de El Callao, en la entrevista recordó que allí hubo grabaciones, bailes, recuerdos y muchos regalos. Pues fue un evento solo para homenajearlas como representantes culturales. «Lo especial que ocurrió  en el lugar es que le dieron reconocimiento a la mujer humilde, trabajadora, educada y muy apegada a sus raíces, además nos dieron la oportunidad de hablar, yo he participado en otros eventos pero ese me marcó mucho», recordó.

Betzi explicó que representa una madama y para qué sirve cada pieza del traje

Más que un traje de madama, representa a la mujer del pueblo, sus tradiciones, costumbres y cultura 

Detalló que el paño en la cabeza o pañoletas se usa para proteger el cabello o cuidarlo de que no estuviese en el lugar incorrecto, aunque también se usa para cargar la cesta. El fola, que es el paño que va en los hombros, lo utilizan para secarse el sudor de la frente o de la cara. A su vez, el traje es de tela y colorido. Por último, el fondo es de color blanco y con encajes, este se amarra a los lados para que no se ensucie en la orilla. Pues en la época de Betzi, las calles eran de tierra o de barro y era la mejor forma para que las madamas se desplazaran más seguras.

En efecto, en El Callao el visitante no va a observar una carroza o una comparsa, sino a fundirse en el calipso y en los colores de los trajes de las madamas, en síntesis, la pasión de un pueblo que vibra al son que el carnaval le toca.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver