Volver
Compártelo:

La experiencia de ser adolescente venezolana y estudiar en Colombia

Muchas familias venezolanas lo han dejado todo para migrar a Colombia. Al llegar, tratan de adaptarse lo más pronto posible para continuar con sus vidas, normalmente desde 0, no solo a nivel laboral, sino también académico. Lismar Flores, una adolescente de 15 años, nos cuenta su historia.

-¿Hace cuánto llegaste a Colombia?

Llegué el 16 de julio del año pasado.

Ahora es noticia: Embajadora en Brasil explicó el funcionamiento de la nueva página de web

-¿Qué año acababas de culminar en Venezuela cuando viniste?

Acababa de terminar el tercer año y aquí empecé a cursar octavo grado.

-¿Tuviste que esperar mucho tiempo para volver a estudiar?

Esperé como tres meses para hacer todo lo de los papeles porque en principio yo no me iba a quedar, pero luego se decidió que sí y ahí empezó todo el proceso. Mi mamá empezó a buscarme el cupo en varios colegios y solamente uno me aceptó. Los demás no quería porque yo ser extranjera.

-¿Qué te pedían para aceptarte?

Bueno, me buscaron cupos en colegios públicos y privados y como no tenía pasaporte, no me querían aceptar.

-En Colombia se manejan dos calendarios escolares, el A, que va de febrero a noviembre y el B, que va de septiembre a junio. ¿En cuál calendario empezaste?

Bueno, después de todo el papeleo empecé a estudiar el 15 de octubre en el calendario B.

-¿Cómo fue la experiencia de ese nuevo liceo?

Pues, fue un poco incómodo porque no conocía a nadie… Los primeros días fueron raros, pero después uno se va acostumbrando.

-¿Qué te decían tus compañeros de clase al principio?

Me preguntaban de dónde era y qué hacía aquí en Colombia, esas cosas.

-¿Cuántas materias ves?

Veo 13, creo.

-En Venezuela ibas a empezar el 4to año, pero aquí empezaste en 8vo ¿qué pasó?

El director fue quien me atendió y dijeron que para poder nivelarme con los demás estudiantes, tenía que empezar en 8vo grado.

-En vista que viste el mismo año escolar allá y aquí, ¿cuál fue mejor? ¿Cuáles fueron las diferencias?

El mejor fue el de aquí. Vi cosas nuevas que yo ni sabía. Me repasaron algunas cosas que vi en primaria y no me acordaba. Después, empecé a ver otras como en matemática que vi álgebra y de eso no sabía.

-¿Fueron fáciles esos primeros meses de estudio?

No se hicieron tan fáciles, pero tampoco fueron tan difíciles.

-Pero, ¿en qué sentido? ¿En el sentido escolar o de tus compañeros?

Pues… En el sentido de mis compañeros trato a muy poquitos, a casi todos les gusta mucho andar en la calle y yo no soy así. Y en el sentido escolar, costó porque había cosas nuevas que yo no sabía y me costó aprender, pero aprendí rápido.

-Ahora que iniciarás un nuevo año ¿cómo te sientes? ¿Te sientes igual, mejor o peor que el año pasado? ¿Te da miedo?

No sé –dijo entre risas–, siento que es como crecer más. Es otro año, se siente bien y no. No me da miedo.

-¿Sientes que la pandemia te complicó las cosas porque no tenías amigos o te las facilitó?

Por un lado, me las facilitó pero por el otro me las complicó… Me las facilitó porque ya yo no quería salir, no quería bajar hasta el liceo caminando y ahorita estoy viendo las clases por el celular de mi mamá porque el mío se quemó.

Por el otro lado, me las complicó porque no entendía muy bien las clases. Tuve que repetir las mismas guías como 20 veces para poder entender.

-Y todo esto, a pesar que supuestamente ya habías cursado este año en Venezuela, ¿correcto?

Sí.

-¿Eres la mayor de tu salón en el liceo?

No, todos tienen mi edad y hay otros mayores que yo y también están cursando octavo. Hay muy pocos que tienen 13, los demás tienen 14 o 15.

-¿Crees que la nacionalidad ha sido un impedimento para conseguir amigos?

No, porque si uno quiere tratar con alguien, lo trata sin importar cómo sea o de dónde sea.

-¿Conoces el bullying? ¿Te han hecho bullying por ser venezolana o has visto que se lo han hecho a alguien más?

A mí no me han hecho eso, en el liceo no he visto pero fuera del liceo sí, en la calle… A otras personas que conozco, que he tratado, sí se lo han hecho en la calle, les han dicho “ay tú si eres veneco”.

-Viendo todo esto en Colombia y habiendo vivido en Venezuela, ¿te quedarías aquí o te irías a otro lugar?

Me gustaría irme a otro sitio porque aquí la inseguridad se está poniendo muy fea. Pero no me gustaría regresar a Venezuela, hay mucha inseguridad y muchos malandros.

-Si en un año cambia la situación en Venezuela, ¿te gustaría regresar?

Pues sí me gustaría regresar pero solo de vacaciones, no me quedaría definitivamente.

-¿Te gustaría estudiar en la universidad?

Sí, me gustaría estudiar enfermería, es algo que me llama la atención desde que era muy pequeña.

-¿Qué les recomendarías a los adolescentes que van a emigrar de Venezuela y estudiarán el bachillerato?

Pues las cosas que no deberían hacer es juntarse con malas personas, que sean de malas ideas, que sean vagos, que no estudien… Y cosas que sí deberían hacer es juntarse con personas que lo apoyen y lo ayuden a salir adelante, que le tienda la mano cuando no pueda… Que lo ayude a acostumbrarse a ver cosas que uno no sabía que existían, como el álgebra.

Lian De Gouveia
José David Jerez
Corresponsales en Colombia

Lo más leido