Juventud venezolana denuncia precariedad del sector salud del país

Entre las vicisitudes que vive la juventud venezolana están las limitaciones socioeconómicas para desarrollar proyectos y metas, una inseguridad acechante, un poder adquisitivo escaso y también, el temor por sus vidas y la de sus familias ante un sistema de salud deteriorado.

Este último aspecto es en el que hacen énfasis un grupo de jóvenes, quienes en declaraciones a Todos Ahora, rechazaron las condiciones de los centros de salud del país y la precariedad de los salarios frente a los costos de los medicamentos e insumos médicos.

Encuesta, salud
Hospital en Venezuela. Foto: Cortesía

Ahora es noticia: El transporte público, otro dolor de cabeza para los jóvenes venezolanos

Uno de ellos es Moisés Salazar, quien opinó que los hospitales no tienen capacidad de respuestas para atender a los pacientes.

«Los hospitales están en fatales condiciones. Pongo de ejemplo el CDI de Villa Rosa (Nueva Esparta) en donde ni siquiera hay un tensiómetro para una persona que llegue a medirse la tensión allí. Los demás hospitales y centros de salud no cuentan con los insumos necesarios», dijo.

Con relación a la capacidad de compra de medicamentos, aseguró que el salario no alcanza para ello. Y que por esta razón, deben recurrir a medicina natural como el consumo de plantas.

«Ahorita tenemos que inventar. Tratar de combatir todo con malojillo porque en los hospitales no hay medicinas y con el sueldo no alcanza para comprar ningún medicamento», expresó.

Otra joven, María Isabel Fermín, señaló que al déficit de insumos en los hospitales del país, se suma el maltrato a los pacientes por parte del personal.

«Aparte de que no hay insumos, hay un trato adecuado a los pacientes. Y como no existen los recursos para atenderse en el sector privado, entonces debemos recurrir a los centros públicos que lamentablemente no están óptimos para atender a nadie», resaltó.

«Para obtener los medicamentos tenemos que buscar donaciones o recurrir a personas que nos puedan ayudar porque nuestro sueldo no alcanza para nada», agregó.

Asimismo, María Migrey, se refirió al caso de pacientes COVID, asegurando que los precios del tratamiento que requieren es «exageradamente costoso». En este sentido, señaló que teme enfermar por no tener cómo responder económicamente frente a ello.

«Ahorita no hay cupo en los hospitales para los pacientes que realmente lo necesitan. Algunos familiares han enfermado y no consiguen los medicamentos. También se les dificulta el mantenimiento diario del oxígeno, ya que los precios son muy costosos», declaró.

«Realmente no sabría cómo costar una situación de salud, ya que una inyección para un paciente CON COVID vale 8,5 dólares. No todo el mundo tienen para pagar eso», agregó.

Por su parte, Samantha Pirela, aseguró que actualmente los jóvenes no se preocupan por los estudios o por un trabajo, sino en qué hacer en el caso de que algún familiar se enferme y tengan que trasladarlo a un hospital donde la atención no es la adecuada.

«Años atrás las preocupaciones de los jóvenes era a dónde voy a ir el fin de semana, en dónde voy a trabajar cuando me gradúe. Hoy en día la realidad es distinta, nos preocupa la idea de que algún familiar pueda enfermar o incluso nosotros mismos, pueda requerir un centro de salud», dijo,

«Ni con los recursos económicos suficientes se puede sortear la grave crisis que vive el sistema de salud en Venezuela. Cada vez son más las personas que fallecen por COVID y el personal de salud. En Venezuela la salud no es una prioridad, no es algo que interese y parece que es lo último en la lista de cosas por hacer», manifestó Pirela.

Finalmente, Richard Rondón, señaló que para referirse al sistema de salud venezolano hay que hablar de lo que queda de él.

«Debemos hablar de lo que queda del sistema del sector salud en Venezuela, que no es mucho. Es un sistema que está colapsado. Hoy por hoy la pandemia de la COVID-19, lo que hizo fue expandir esa crisis, que muchos han tratado de ocultar, pero es algo público y notorio», aseveró Rondón.

Cotizaciones de seguros

Para constatar esta realidad Todos Ahora consultó varias cotizaciones de seguros. Sus tarifas van desde los 340 a 592 dólares. Asimismo, entre su oferta incluyen servicios de atención médica en el área de odontología, oftalmología, medicina in situ, dermatología, psicología, gastos de entierro, entre otros.

Sin embargo, estas tarifas claramente representa un valor desproporcionado con relación al salario mínimo mensual de los venezolanos, el cual alcanza a los 3 dólares en promedio. Esto representa otra prueba fehaciente de la precarización del sistema de salud en Venezuela.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver