Incrementan las compras nerviosas en Valencia

Los anuncios publicados la semana pasada por el régimen sobre la ejecución de un nuevo control de precios, han afectado a los comercios de Valencia. Los mismos presentaron un incremento de compras nerviosas y menos despacho de mercancía.

El vicepresidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Lorenzo Araujo, informó que hasta el momento los negocios de alimentos estaban bien surtidos. Sin embargo, comentó que a partir de estas medidas, se ocasionará gran desabastecimiento .

Ahora es noticia: «Ajuste de hambre»: venezolanos reaccionaron a aumento salarial

“Las intervenciones por parte del Estado a las industrias, productores y comerciantes limitarán en gran medida la cadena de suministros de los diferentes productos como la harina de maíz, sardina, arroz, pasta, aceite. Las autoridades deberían facilitar las operaciones dadas las circunstancias actuales ante la pandemia de la COVID-19, no perjudicarlas”, añadió.

Dificultades para operar

Araujo aseguró que la situación del comercio en la capital del estado Carabobo se verá perjudicada de gran manera. Esto, ya que actualmente estaban viviendo dificultades para mantener sus operaciones y poder cumplir con el pago a las nóminas. Escenario que por consecuencia del decreto, se pondrá mucho peor sumado al aumento de las compras nerviosas.

“La fijación de costos bajo un mismo esquema se dificulta en Venezuela debido a la alta volatilidad del tipo de cambio de las divisas, la devaluación de la moneda, y la escasez de gasolina y gasoil, los cuales son difíciles de conseguir y, cuando se consiguen, hay que pagarlos a diferentes precios”, agregó.

Persisten las malas decisiones

El pasado domingo 26 de abril, la Cámara de Comercio de Valencia aseveró que las medidas económicas propuestas por el usurpador Nicolás Maduro en un pasado, han demostrado un efecto negativo. Sobre todo, en la capacidad de cubrir todos los compromisos de la cadena de producción, distribución y reposición de productos, y en esta oportunidad, no será la excepción.

“Estas decisiones no van a controlar los precios y mucho menos a la ciudadanía, la van a perjudicar. Mientras más el gobierno interfiera y regule, mucho menos productos habrán. Las empresas no podrán producir la cantidad que se necesita para abastecernos, impidiéndonos seguir trabajando y, mantenernos estables durante la cuarentena interminable”, detalló el comerciante, José Herrera.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver