Gaitas en navidad: Una tradición venezolana que trasciende fronteras

Hablar de gaitas en Venezuela es sinónimo de tradición, cultura, arraigo, alegría, y por supuesto, de navidades. Una época del año en la que compartir en familia la hallaca, el pan de jamón, el pernil y de los juegos pirotécnicos, es el sentir del venezolano.

Y a pesar de que muchos puedan pensar que la gaita es la música característica de la navidad, no es así para todo el mundo.

Ahora es noticia: Día del gaitero: el canto magistral al sentimiento zuliano

Instrumentos gaiteros/ imagen referencial

¿Cuál es su origen?

La gaita es la forma musical típica del estado Zulia. Nació a orillas del Lago de Maracaibo, producto de la amalgama de las culturas musicales Ibérica, Negra, y la autóctona Zuliana.

Otra definición, la de Rafael Molina Vilchez, señala que: “la gaita zuliana, como muchas otras manifestaciones del costumbrismo latinoamericano, es mestiza. Tiene un mosaico genético pluriétnico, pero su raíz es hispana, aunque la hispanidad se conserve en progresiones muy diferentes a la gaita maracaibera (llamada también gaita de furro), canto de criollo citadinos, en quienes sobrevive con fuerza, en comparación con la gaita de tambora y la perijanera, en las cuales la negritud deja una marca más intensa”.

Por su relevancia en la identidad del venezolano y en su cultura, fue declarada bien patrimonial de interés cultural y artístico en el año 2014. Como género musical popular se interpreta en grupos mixtos. Sus temas van desde cantos al amor y a figuras religiosas, hasta temas jocosos y de denuncia, entre otros.

Como instrumento tradicional, la gaita se encuentra distribuida internacionalmente por numerosos países. Entre estos: Escandinavia, las islas británicas, los Países Bajos, Francia, la península ibérica, la península itálica, los Balcanes, el norte de África, Turquía y Oriente Medio.

Una tradición que traspasa fronteras

Destacando que, la gaita ha estado vinculada a la devoción decembrina por Santa Lucía en el barrio El Empedrado, y en este sentido se recuerda que cuando el padre José Tomás Urdaneta tuvo a su cargo la parroquia, sacó del templo a los bulliciosos gaiteros. Puede decirse que desde entonces la gaita perdió el carácter religioso del que estuvo impregnada durante muchos años en la barriada Empedradera, para convertirse definitivamente en instrumento de sano júbilo pascual y en el más eficaz medio de crítica y protesta de la gente humilde.

Su origen, su significado y simbología es lo que hace de la gaita, la música tradicional de los venezolanos en estas fechas decembrina. Esto sin importar que se encuentren fuera o dentro de sus fronteras.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver