Fundación Dejando Sonrisas: Comprometida desde la vocación y el deseo

Tras el aumento de los casos de la COVID-19 en el estado Carabobo, la Fundación Dejando Sonrisas demuestra que, en los momentos más difíciles se puede ayudar desde la vocación y el deseo de querer hacerlo.

Desde el inicio del confinamiento no han dejado de trabajar para brindar apoyo a las personas más vulnerables en los sectores de la entidad carabobeña. Especializándose en niños y adultos mayores, pero sin excluir a personas que requieren de su ayuda.

Ahora es noticia: ¿Qué hay detrás de la decisión del CNE del régimen de cambiar los centros de votación de algunos electores?

Asimismo, sin recibir ayuda del Estado y solo con el apoyo de sus voluntarios, colaboradores y empresas privadas que mantienen sus puertas abiertas dentro del país. Pues, debido a la cuarentena muchos de sus aliados han tenido que bajar las santamarías para reducir costos y peligros de contagios.

¿Cuáles han sido sus mayores retos durante la pandemia?

Jesús Díaz, presidente de la Fundación Dejando Sonrisas, manifestó que durante el confinamiento sus mayores dificultades han sido en el ámbito interno. Gran parte de su equipo, que anteriormente los ayudaban con un kilo de harina o de carne, prefieren enfocarse en su hogar porque no se sabe hasta cuándo será esta situación.

Ocasionando que, los donativos cada vez sean menores, ya que, también deben agregarle que el año pasado tuvieron colaboradores de exterior que les donaban recursos. Lo cual, hoy se les dificulta aún más, porque enviar cualquier tipo de producto de otras ciudades internacionales, generan un gran costo.

Fundación Dejando Sonrisas: Comprometida desde la vocación y el deseo 0

“A su vez, nuestra gran preocupación es ver como a diezmado un poco el tema alimentario en algunos sectores. Recalcando que el de los niños y adultos mayores son los más vulnerables en estos momentos. Sin embargo, ninguna persona escapa de ser vulnerable en algún tipo de situación”. Agregó Díaz.

Bajos recursos generan cancelación de actividades

Aunque en la mayoría de las ocasiones la Fundación Dejando Sonrisas ha hecho lo posible para realizar actividades voluntarias constantemente, la baja obtención de recursos de bioseguridad para la protección de sus ayudantes y ayudados, les ha conllevado la cancelación de diversas actividades ya planeadas.

“Pese a que siempre nos regimos por las normativas que nos indica nuestro equipo médico, la semana pasada, por ejemplo, nos vimos obligados a suspender diversas actividades porque no tenemos los mecanismos primarios de seguridad necesarios y, lo que menos buscamos, es exponer a alguien”. Puntualizó el responsable de la Fundación.

En tal sentido, generar un riesgo no es su objetivo porque deben ser responsables en el cumplimiento de las medidas de protección. Pues, aunque se quiera colocar un granito de arena para ayudar a Venezuela, cada uno tiene una familia que no puede colocar en juego porque se quiera ayudar sin importar nada.

Riesgos por la COVID-19

Del mismo modo, Díaz señaló que, desde la extensión de la cuarentena por el ilegítimo Ejecutivo Nacional, todo se les ha complicado aún más. Esto porque como muchas personas dependen de la Fundación y, esta se ha visto afectada por la aparición de la COVID-19, estas se convierten en un foco de contagio por el poco cuidado que pueden llegan a mantener.

Esto debido a que, la desnutrición ha aumentado por el no poder trabajar y, el bajo recurso para adquirir insumos preventivos para sí mismos, ha permanecido. Convirtiéndolos en sectores gravemente vulnerables dentro del estado y, en peligro para otros, ya que, se les dificulta el cuidado personal.

“Una situación con la que solo puede acabar el gobierno. Sin embargo, no existe una política pública efectiva para atacar y estar enfocada solo en el caso de la pandemia, complicándolo aún más. Esto porque con el sueldo mínimo compras las medicinas o la comida para alimentar a una familia”. Añadió el presidente de la Fundación Dejando Sonrisas.

¿Requieren el apoyo del Estado para seguir ayudando?

Por la preocupante situación que vive la Fundación día tras día, para Díaz es esencial que el Estado esté presente para brindar apoyo a las diversas comunidades, ya que, además de ser su trabajo, cada vez los casos crecen y el índice de contagios es aún mayor. Siendo todos más propensos durante la pandemia.

“El estado tiene como hacerlo, el tema está en querer y tener la voluntad de cómo hacerlo, porque si tú tienes la capacidad como nosotros como Fundación de ayudar a las personas con pocos recursos, ellos que tienen mayor recurso económico y puede hacerlo sin ningún tipo de traba ni duda”. Detalló.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver