Adolescente de 15 años: «Si soy sincera, no siento que estudiar sirva de mucho en este país»

La educación es un derecho que está constituido en la Carta Internacional de los Derechos Humanos. Este es uno de los más importantes derechos, para cualquier ser humano. Actualmente en Venezuela las limitantes para que el estudiante de educación básica y media pueda lograr terminar sus estudios mediante plataformas online, es una situación que se vislumbra como una fantasía.

El año escolar 2019-2020 inició con mal pie para la mayoría de los jóvenes de la educación pública en Venezuela. Esto debido a que más del 78% de los estudiantes abandonaron las aulas de clases, según el último informe presentado por FundaRedes. El hambre, la falta de transporte público, malas instalaciones y migración forzosa son las principales causas para la deserción escolar.

Ahora es noticia: #HayHambreEnVenezuela,una realidad que se evidenció en las redes

Estudiante sin educación

En exclusiva para Todos Ahora, una docente de un colegio rural del estado Anzoátegui, del cualno se puede mencionar su nombre, nos confesó que esta emergencia sanitaria complicó la educación. Los jóvenes de zonas rurales están en peligro de graduarse con un porcentaje considerablemente bajo en conocimientos.  

“Las causas son muchas, pero la principal, es que muchos de ellos, no cuentan con internet, mucho menos con computadoras y sus casas están aisladas de la señal telefónica. Señal que viene siendo prácticamente nula, lo que hace que la comunicación entre maestro y alumno sea casi imposible”, destacó.

Adicional a esto la docente nos explicó que, la situación económica y social que se agravó con la llegada de la covid-19, ha causado desánimo y depresión en los  muchos jóvenes. Ellos no tienen los recursos necesarios para ver clases desde la comunidad de su casa, con todos los servicios básicos, porque muchos de ellos no tienen ni cloacas en sus viviendas.

Estudiante en la precariedad, desilusión y miseria

Silibeth Diaz, de 15 años de edad, quien estudia tercer año de bachillerato, nos comentó que todavía no ha visto la primera clase de física, química ni matemáticas. Su título dirá: “Bachiller en Ciencias”, pero asegura que no sabe nada acerca de esas materias.

“Estoy demasiado necesitada en mi casa, quiero trabajar para poder ayudar a mi mamá. Tengo 4 hermanos menores y no contamos con ninguna ayuda. Si soy sincera, no siento que estudiar sirva de mucho en este país”, lamentó.

El bajo salario que perciben los docentes, encargados de llevar la educación al estudiante, ha sido la causa de que más de 300 mil de ellos, dejaran sus puestos de trabajo el año pasado, y decidieran dedicarse a otros oficios que les permitiera llevar el pan a sus casas.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver